X
otras coordenadas >

El Rincón olvidado – Por Hugo Luengo

   

El 15 de julio del 1992, siendo presidente del Gobierno de Canarias, Jerónimo Saavedra, se aprobó la Ley de El Rincón de La Orotava, de eso hace ya casi 23 años. La misma fue el resultado de una iniciativa legislativa popular desde la Coordinadora del Rincón, que con 35.000 firmas y un fuerte apoyo social, consiguió que el Gobierno aprobara la Ley en el Parlamento de Canarias. Detrás de la iniciativa el impulso de las clases medias ilustradas de La Orotava, que veían desaparecer el “espacio sentimental” del Valle de La Orotava de su juventud.

Con la Ley de El Rincón, las 203 hectáreas del Plan mantenían su calificación rústica, dirigida a la “protección agraria” de la zona. Se comprometía el Gobierno Regional a mantener ayudas financieras y desplazaba la estrategia al desarrollo de un Plan Especial y su gestión a través de un Consorcio, conformado por el Gobierno, Cabildo, Ayuntamiento, Coordinadora de El Rincón y los propietarios.

En diciembre de 1997, se aprobó el Plan Especial de El Rincón, y se puso en marcha el Consorcio para la gestión del mismo, que se desactivó en el 2001, hace 14 años que no se reúne. Como es propio, vuelve en periodos electorales el interés por mover el expediente. Sin duda el caso de El Rincón es una situación atípica en Canarias, por la singularidad del caso y el instrumento dado a su desarrollo. En nuestra opinión y ese es el objeto de nuestra reflexión de hoy, reconducir El Rincón exige corregir cuatro errores que pasamos a describir.

Primer Error. -Concepción del Suelo Agrario.

La protección de El Rincón y su Plan se justifican en la protección del Suelo Agrario, que la propia Ley de Saavedra señalaba como inmantenible, por entender que no era posible económicamente. La Agricultura en el actual marco europeo, se mantiene básicamente, con las ayudas POSEI-REA, el plátano el que más, obtiene el 50% de su renta. Sin ellas El Rincón habría colapsado. Pero además y pasando al plano positivo, El Rincón precisa un Plan de Desarrollo Rural Específico, para generar con los instrumentos Europeos, rentas complementarias a través del conjunto de Usos Turísticos, de Ocio, Recreativos Enogastronómicos, Comerciales, Culturales, Sociales, Deportivos, de Dotaciones y Equipo, necesarios y compatibles con el Uso Agrario de El Rincón. Todos estos usos son compatibles con el Uso Agrario, según se define en la Normativa Europea.
Segundo Error. -El desarrollo del Plan Especial del Rincón.

El Plan Especial de El Rincón opera sobre suelos de Protección Agraria, a través de instrumentos propios de Suelos Urbanísticos. La propuesta que desarrolla, de Reparcelación para compensar los Usos productivos a introducir, no es posible en Suelo Rústico, con la Legislación del Suelo y Civil Española. Además, los bajos niveles de intensidad de uso, no son tampoco capaces de soportar una Operación Reparcelatoria. Cualquiera que haya hecho Reparcelación Urbanística lo sabe. Como está instrumentado el Plan, es imposible. Pasarán otros 23 años y estaremos quejándonos de lo mismo.
Tercer Error. -Los Compromisos Públicos

En este caso por partida doble. Una Ley Regional limitativa de derechos exige los correspondientes compromisos público-económicos anuales. La aprobación de la Ley conllevaba el compromiso de gasto anual con el Presupuesto Autonómico, para desarrollar las infraestructuras generales de la zona. Como ejemplos, la Red de Riesgo, Parking, Sistema Viario y Peatonal, Accesos y Equipamiento de Playas, Señalización, etc. Un capítulo dentro del Plan de El Rincón, con compromiso de inversión cierta. Si no, no debió aprobarse la Ley.
Cuarto Error. -La Gestión Vertical del Plan.

Alguno de los propietarios de la zona temen que los llamen nuevamente, lo conozco por referencias directas y por los conflictos de las Reuniones del Consorcio de El Rincón, sin proyecto, sin objetivos, sin plazos, sin presupuesto y al haber dejado sus propiedades en un marco de inseguridad jurídica impredecible. Por eso no se han reunido en 13 años. Cualquier solución a El Rincón, pasa por definir la Filosofía, Contenidos y Gestión del Plan Especial, modificando el actual Sistema de Gestión Vertical y cambiarlo por un modelo donde todos los operadores, conociendo sus derechos, puedan ejercerlos por sí mismos y operar en su propio ámbito. Que en un marco de reglas explícitas que hoy no existen puedan convivir las actuaciones de todos los operadores, públicos y privados, pequeños y grandes. También los de la propia Coordinadora de El Rincón, donde a veces ofrecen mejores propósitos que inteligencia. Su conocimiento directo del medio les permitiría un campo de acción sugerente.

Tendría que ser un Plan que opere con mecanismos concertados de baja intensidad, que abra la acción a todos los operadores en un marco de seguridad jurídica y con un Programa de Acciones públicas en Infraestructuras y Servicios, soportado en los Presupuestos Regionales y del Cabildo.