X
maldito parné >

El tamaño sí que importa – Por María Fresno

   

Soy consciente de que el título del artículo puede llevar a confusión, sobre todo porque el ambiente está muy tenso con el estreno de 50 sombras de Grey, pero lo cierto es que cuando hablo de la importancia del tamaño me refiero al de las empresas españolas. En este caso (los otros los dejaremos para otra ocasión) el tamaño importa, y mucho. Ayer el El País publicó un interesantísimo reportaje sobre el tejido empresarial español y su dependencia de las pymes. Estas cifras se pueden trasladar perfectamente a Canarias, región básicamente de pymes, sobre todo por su vinculación con el sector servicios. El 70% de las compañías canarias son pymes. Esto significa que el número de empleados no supera la decena (10). Según Eurostat, en España el número medio de trabajadores por empresa era de 4,7 en 2014. Esta cifra solo es menor en Italia (cuatro empleados) y está bastante lejos del tamaño empresarial de Reino Unido y Alemania, con 11 y 11,7 asalariados, respectivamente. Según las estimaciones del Círculo de Empresarios, si en España la distribución del empleo de las empresas por tamaño fuese similar a la de Reino Unido, donde cuatro de cada 1.000 compañías son grandes, durante la crisis se hubieran salvado más de 500.000 puestos de trabajo. Es cierto que parte de esta dependencia de las pymes hay que buscarla en que España y, especialmente Canarias, tiene una economía enfocada al sector servicios. Las economías sustentadas en la construcción o la industria son las que más profundizan en la macroempresa, entre 250 y 500 empleados. A todo esto hay que unir el poco espíritu emprendedor del español medio, que no se arriesga a invertir ni a internacionalizarse, y a su dependencia de la financiación pública, o lo que es lo mismo, de la subvención. Hay que tener en cuenta que el tamaño es un factor clave a la hora de invertir y cuanto mayor es una empresa, será más fácil acceder a los créditos. En Canarias exportamos poco, nuestras características archipielágicas nos hacen ser muy poco competitivos, pero si conseguimos ampliar capital, y sobre todo, comenzar a pensar a lo grande, ahora que África y Estados Unidos parece que nos miran con buenos ojos, podremos lograr un tejido empresarial más competitivo. Las grandes compañías lo dicen: los productos canarios, como el queso o el vino, incluso el gofio o la industria textil, pueden salir de las fronteras canarias, pero necesitan producción suficiente como para hacer una venta a gran escala. Ser una región de micropymes está bien, pero vayamos más allá y pensemos a lo grande, porque al final, en este caso, el tamaño, sí que importa.

@MariaFresno72