X
fútbol americano >

Tom Brady lleva a los Patriots a su cuarta Super Bowl

   

Tom Brady con el trofeo de la Super Bowl

El ‘Mariscal de Campo’ del equipo de Boston, Tom Brady, estrella de la Super Bowl 2015. | REUTERS

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

New England Patriots conquistó este domingo la XILX edición de la Super Bowl, la gran final del fútbol americano estadounidense, tras batir por 24-28 en un emocionante partido a Seattle Seahawks, gracias al liderazgo de Tom Brady y a una acción defensiva en los instantes finales de Butler que interceptó un pase en la línea cuando su rival rozaba el touchdown que les habría permitido defender el anillo de campeón.

Los Patriotas se coronaron por cuarta vez en la NFL, siempre en este siglo XXI, donde se han convertido en una de las mejores dinastías, y siempre con el dúo que forman el entrenador Bill Belichick y su quarterback, Tom Brady, presentes en todos los éxitos de esta franquicia, que se desquitó de las derrotas ante los Giants en sus dos anteriores apariciones.

Brady, a sus 37 años, logró igualar en anillos (4) a dos mitos como su ídolo de la infancia, Joe Montana, y Terry Bradshaw, diez años después de sumar el tercero, tras un partido donde, pese a sufrir dos intercepciones, lanzó para cuatro touchdowns, rompiendo el récord de Montana en Super Bowls con un total de 12. El mariscal de campo de los de Boston siempre tomó las decisiones acertadas en el ataque para permitir una remontada nunca vista en la historia y para llevarse su tercer ‘MVP’.

Los Seahawks, por su parte, supieron aguantar su flojo inicio y con un arreón tras el descanso, tuvieron el partido en su mano con una ventaja de 24-14, pero entonces ya no volvieron a anotar más. Aún así, tuvieron una última gran oportunidad con menos de un minuto por jugar, pero cuando todos esperaban una embestida terrestre de Marshawn Lynch, Russell Wilson decidió lanzar, pero Malcom Butler leyó su intención para evitar la recepción de Lockette y quitarle la gloria por por centímetros a los de Pete Carroll.

Los Patriots fueron los encargados de mandar durante la primera parte. Con Brady asumiendo el mando de las operaciones ofensivas y con su defensa incomodando a Wilson y no dejando excesivo margen de maniobra a Lynch, los de Bill Belichik acapararon las posesiones ofensivas. Los campeones de la Conferencia Americana optaron por ataques rápidos y variando sus receptores. Sin embargo, los Halcones Marinos aguantaron en pie los primeros 15 minutos, con una intercepción incluso a Brady, con un precio alto por la lesión de su autor, Jeremy Lane.

New England no faltó a su cita de sus últimas cinco Super Bowls y se quedó a cero en el primer cuarto, pero volvió con fuerza en el segundo periodo. Otra buena posesión ataque en atsí tuvo en esta ocasión éxito con el primer ‘touchdown’ del encuentro, obra de Brandon LaFell, aunque antes se le escapó por centímetros a Gronkowski.

Tom Brady sostiene el trofeo de Jugador Más Valioso del Super Bowl

Brady, con el trofeo de Jugador Más Valioso, iguala la marca de Montana y Bradshaw de anillos de Super Bowl. | REUTERS

Pero los de Pete Carroll encontraron respuesta. El versátil Wilson, capaz de correr y lanzar, conectó un gran pase con Matthews, que firmaba la primera recepción de su carrera, que situó a su equipo por primera vez cerca de la End Zone de los Patriots, donde Lynch no perdonó para igualar (7-7). Quedaban 2:30, un tiempo que dio para dos touchdowns. Uno de Gronkowski tras otro ataque bien llevado por Brady (7-14) y otro, con 31 segundos por jugarse, a modo de respuesta de Wilson en forma de un drive fulgurante culminado por un Matthews, que pasaba de secundario a protagonista.

Tras el show del descanso comandado por una espectacular Katy Perry, los Seahwaks salieron demoledores. Su mejoría en ataque se confirmó, una vez más avalada por Matthews, para colocarse por delante (17-14), pero su defensa no bajó su nivel e interceptó por segunda vez a Brady para recuperar una posesión donde Lynch ‘devoró’ yardas y Wilson lanzó otro pase de ‘TD’ (Baldwin) para abrir una brecha en el marcador (24-14).

La defensa de los de Bill Belichik no frenaba con tanta solvencia el ataque de su rival, con Wilson encontrando a sus receptores, mientras que, en cambio, los actuales campeones sí lo lograban, evitando encajar en los dos siguientes ‘drives’ de los Patriotas, que encaraban ya los últimos 15 minutos con una desventaja nunca remontada en una segunda mitad en la historia de la Super Bowl.

Pero los triple campeones no se rindieron. Brady recuperó sensaciones y junto al escurridizo Edelman consiguió llegar a la End Zone de Seattle para sumar su tercer touchdown (Amendola) y apretar el partido (24-21) con casi ocho minutos por jugarse. Luego, su defensa provocó que los Seahawks no fueran capaces ni de anotar ni de hacer un ‘drive‘ largo lo que les dio tiempo para preparar un buen ataque.

Tom Brady y Russell Wilson

Los quarterbacks Tom Brady y Russell Wilson se saludan al final del encuentro. | REUTERS

Brady volvió a tirar de seguridad en la ofensiva y conectó una vez más con Edelman, esta vez para un nuevo touchdown (24-28) que obligaba a Wilson a replicar para defender su anillo en dos minutos. Una recepción ‘circense’ de Kearse ante la pasividad del defensor Butler puso a Seattle con todas las opciones, sobre todo por la seria amenaza de Lynch, pero su opción no fue la elegida por el quarterback de Seattle Seahawks Russell Wilson y Butler apareció de la nada para cortar el pase sobre la línea de End Zone de su equipo y finiquitar todas las opciones de los Halcones Marinos con una intercepción vital -que lo catapultó de villano a héroeen 20 segundos- y que puso fin a un partido marcado por una pequeña tangana final.