X
SUCESOS >

Tres años de cárcel por menudear con droga en el barrio de Salamanca

   

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Un varón de 52 años de edad al que se identifica por las iniciales M.G.J.A. ha sido condenado recientemente por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife a tres años de cárcel, al considerarse probado que menudeaba con droga en las inmediaciones de su domicilio, ubicado en el santacrucero barrio de Salamanca. Se da la circunstancia de que se trata de un reincidente que ya había sido condenado en la Sección Quinta de la referida Audiencia Provincial a otros cinco años de prisión por la misma causa.

En la sentencia, que lleva fecha del pasado 12 de febrero, se considera probado que efectivos del Cuerpo General de la Policía Canaria establecieron un dispositivo a finales de 2013 tras tener noticias de que el ahora condenado se dedicaba a traficar con cocaína y hachís desde su domicilio, en la calle del Obispo Pérez Cáceres de esta capital.

Fruto del referido trabajo policial, los agentes autonómicos pudieron comprobar que el sospechoso quedaba con personas en puntos cercanos al referido domicilio, tales como la intersección de la avenida de las Islas Canarias con la calle de San Cristóbal o en la calle del Olvido para realizar las referidas ventas al menudeo. Así, los agentes interceptaron a los compradores, que reconocieron la procedencia de la droga en cuestión.

Estas declaraciones fundamentaron una autorización judicial para registrar el domicilio del sospechoso en abril de 2014, interviniéndose durante el mismo útiles propios del menudeo de drogas, tales como una pesa para pequeñas medidas, una cuchara pequeña y una bobina de hilo de coser de color verde, así como un total de 5.330 euros, distribuidos en billetes de 100, 50, 20 y 10 euros, además de cuatro envoltorios con un total de 3,6 gramos de la sustancia estupefaciente que causa grave daño a la salud, cocaína con una riqueza del 29,1%.

Si bien los 5.330 euros se devolvieron a la hermana del condenado al certificar ésta que se los había prestado para realizar unas obras en el domicilio, el resto de pruebas acumuladas fue suficiente para condenar al imputado, al que se le apreció la circunstancia agravante de reincidencia por la condena anterior.