X
Por Wladimiro Pareja Ríos >

Urgencias del HUC: más de lo mismo – Por Roque Rodríguez de la Guardia

   

Llevo cerca de diez años como capellán del Hospital Universitario de Canarias (HUC) y en este tiempo vengo observando, aparte del gran trabajo humano de más de 3.000 trabajadores, no solo en Urgencias sino en todo el recinto hospitalario -y como prueba de la labor tan importante que realizan en las diversas plantas-, el agradecimiento de enfermos y familiares hacia las personas que les han atendido en forma de placas y cuadros.

Pero el objetivo de este escrito es comentar algo que veo en Urgencias que, desde mi punto de vista, no le veo ningún sentido. La entrada a Urgencias en el HUC se ha convertido poco menos que en la plaza de Candelaria, con la cantidad de personas que entran por dicho lugar para acceder a las plantas del hospital. Antiguamente, según me comentaban los trabajadores de dicho lugar, esos escalones al lado de Urgencias, bien para subir a la entrada principal, o para bajar de esta a Urgencias, estaba cerrada y solamente se abría por la noche, dado que la entrada principal se cerraba.

A eso se une la cantidad de enfermos que a diario vienen a Urgencias juntamente con sus familiares que vienen a verlos o a solicitar información. Da un aspecto tercermundista: las camillas a la entrada, la gente entrando y saliendo como si aquello fuera el mercado, y hasta no hace mucho, había un biombo, me parece a mí, que también era tercermundista y que ha sido retirado, no sé porqué. Aunque siempre he comentado que, mejor que un biombo, podrían ser unas cortinas, y al colapsarse las Urgencias, un día sí y otro también, la gente que pasa por allí se queda mirando y viendo el trajinar de enfermos, familiares, personal, camillas… viendo aquello como si fuera un espectáculo. Solicitaría, como trabajador del centro, y aunque sea un capellán, que el acceso a las plantas del hospital no fuera por ese lugar, salvo en momentos puntuales, para respetar la intimidad de los enfermos y familiares, y procurar que la labor de los trabajadores sea la mejor posible. Otra cosa que quiero añadir a este comentario: ya está bien de tomaduras de pelo de los políticos hacia la problemática de Urgencias, prometida hace más de veinte años su solución y que ahora si te he visto ni me acuerdo. Y no solamente de tomadura de pelo, sino de mentiras y engaños.

Ahora, por lo visto, el problema en Urgencias son los famosos picos: es que en enero es el pico de las Navidades; en febrero, el pico de los Carnavales; en marzo, el pico de la gripe; en abril, el pico del final del invierno; en mayo, el pico de las primeras comuniones; en junio, aunque con retraso, el pico de la Semana Santa; en julio, el pico del comienzo del verano; en agosto, el pico de la madre que los parió (con todo respeto a las madres); en septiembre, el pico del final de la vacaciones; en octubre, el pico del inicio del curso escolar; en noviembre, el pico de los difuntos, y en diciembre, el pico de Navidades, otra vez.

Ya está bien de reírse de los ciudadanos. Ya no saben qué inventar para justificar su inoperancia. Y ahora llegarán las elecciones y nos prometerán lo que nunca van a hacer. En el Hospital, como en cualquier otro lugar, los enfermos, los familiares y los trabajadores son personas y se merecen un respeto.
*Capellán del HUC