X
tribuna >

Uruguay va mucho mejor con el Frente Amplio – Por Manuel Zaguirre

   

Esta es una opinión generalizada aquí en Uruguay. Y así opina cualquiera a quien le preguntes, incluyendo gentes que ni son afines ni votan al Frente Amplio. Eso no quiere decir, ni mucho menos, que todo el mundo comulgue a pies juntillas con el Frente, sus presidentes y sus gobiernos. Estaría bueno.

Pero la evidencia, ya sea en reducción de la pobreza y la desigualdad social, en el fomento del empleo digno, de la economía social, de la extensión de la sanidad y la educación públicas, etcétera, es algo tan clamoroso que no lo cuestiona nadie con dos dedos de frente o algo de información. Y el uruguayo es un pueblo culto, educado, de natural cariñoso y convivencial…

Y es que el Frente Amplio es una experiencia única en el mundo. Nace en la resistencia a la dictadura militar genocida que asoló al Uruguay de la segunda mitad de los 60 a la segunda mitad de los 70. Estaba, y está, compuesto por el Partido Socialista, el Partido Comunista y el Partido Demócrata-Cristiano… Una coalición impensable en cualquier otro país del mundo, pero que en Uruguay luchó y duró junta más de 40 años hasta que ganó las elecciones presidenciales de 2006 con Tabaré Vázquez al frente; volvió a ganarlas en 2010 con el gran Pepe Mujica al frente, y acaba de volver a ganarlas con Tabaré Vázquez al frente de nuevo.

El Frente Amplio, parece increíble, gobernará ininterrumpidamente del 2006 al 2018, liderando un gran esfuerzo exitoso de desarrollo social, progreso económico y dignidad nacional de un pequeño-gran país al que se llamó no hace tantas décadas la Suiza de América.

Mención especial al Presidente Pepe Mujica, un líder político que parece venir del planeta de los sueños posibles y la decencia endémica, que fue declarado personaje del año por la revista Time, el 2013, creo, y que puso la imagen del Uruguay -y de la honestidad política- en lo más alto del imaginario internacional.

Una experiencia muy interesante de esta etapa de Gobierno del Frente Amplio es la recuperación y gestión por los trabajadores de empresas abandonadas o quebradas por sus patronos, y la constitución de cooperativas de trabajo bien administradas y rentables en lo social y en lo económico. Como es el caso, entre otros muchos, de los colectivos urbanos -autobuses- de Colonia del Sacramento. He viajado estos días en esos colectivos. Por un importe medio de 0,50 euros circunvalan la ciudad. Están atendidos por dos trabajadores, el chófer y el cobrador, que se turnan, suena música combativa de Leon Gieco o Jaime Roos, llevan afiches sindicales y/o fotos de Pepe Mujica… puro populismo que dirían nuestros doctos ultraliberales de tres al cuarto. Toda la suerte del mundo para el Uruguay, para sus clases trabajadoras y populares, para el Frente Amplio, y para el doctor Tabaré Ramón Vázquez Rosas, que asume en menos de un mes la presidencia de la República Oriental del Uruguay.

* Ex secretario general de la USO