X
ARONA >

El alcalde se queda con las áreas de los ediles destituidos

   

Francisco José Niño, alcalde de Arona. / DA

Francisco José Niño, alcalde de Arona. / DA

02

N. CHIJEB | Arona

“Me voy a quedar con todas las delegaciones de los concejales cesados”, afirmó ayer el alcalde de Arona, Francisco José Niño (CC), quien añadió que “para lo que falta de mandato y visto lo visto con los compañeros, es lo mejor”, sentenció.

Niño se mostró convencido de que el paso dado el jueves con la destitución de los cinco concejales que abandonaron Coalición Canaria del grupo de gobierno no es lo que él quería, pero reconoce que ha tenido que firmar la expulsión del grupo político “atendiendo al ROM (Reglamento Orgánico Municipal)” y también “a las presiones recibidas”, cuando “lo único que yo pedía a los concejales que se fueron del partido es que dejaran la portavocía y la primera tenencia de Alcaldía”, comentó el alcalde.

Niño reconoce que “había muchas dudas” sobre el reglamento y por eso pidió “paciencia y sosiego para saber qué hacer con los concejales no adscritos, que no había motivos para precipitarse”, pero finalmente cedió ante las presiones de los siete ediles que se mantenían bajo las siglas de Coalición Canaria, hasta que finalmente firmó la destitución de los cinco concejales (Antonio Sosa, Ramón García, Manuel Reverón, Eva Cabrera y Marta Melo) como miembros del grupo de gobierno y atendiendo a los servicios jurídicos, encabezado por la secretaria municipal, “aplicar el ROM”, un régimen que se podría interpretar, porque según otros juristas, un concejal no adscrito no puede tener más derechos de los que tenía, “pero no necesariamente menos”, comenta otro secretario municipal de la Isla, situando una sentencia del Ayuntamiento de Benidorm que ha creado jurisprudencia.

Ante esta interpretación sobre las competencias de los concejales no adscritos -no confundir con tránsfugas-, Francisco José Niño manifestó que “las circunstancias que concurren en Arona son únicas”.

Antonio Sosa, hasta el jueves portavoz y primer teniente de alcalde del grupo de gobierno, señaló ayer que todavía no ha recibido la notificación oficial del cese, advirtiendo de que “ahora mismo los cinco concejales no sabemos qué vamos a hacer cuando se voten los presupuestos”. Deja así en vilo la posibilidad de bloquearlos, aunque el PSOE ya ha manifestado su deseo de llegar a un consenso para sacar adelante las cuentas.