X
SUCESOS >

Condenan a un vidente que estafó todos sus ahorros a dos hermanos

   

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha condenado a un varón que se publicita como vidente en El Día Tv y ofrece sus servicios como tal en un salón de Santa Úrsula como autor de un delito de estafa, al considerar que se apropió mediante engaños de los ahorros de toda la vida de dos hermanos aprovechando su especial vulnerabilidad.

La pena impuesta es de cuatro años de cárcel y una indemnización de 58.190 euros, que corresponde con los pagos efectuados a Víctor Manuel y que el tribunal considera probados que responden a la propia acción delictiva, una cantidad que la Fiscalía elevó a 79.600 euros.

Los hechos que ahora se consideran probados arrancan cuando los dos hermanos contactan con el ahora condenado preocupados por la aparición de un animal muerto en su finca y de otros objetos que relacionaron con la brujería.

El tribunal entiende que Víctor Manuel comprobó la vulnerabilidad de los dos hermanos, a los que interroga por separado y prohíbe que intercambien información sobre las sesiones, así como su miedo a perder los terrenos que han sido propiedad de su familia desde generaciones atrás. Además, los dos hermanos son solteros y cuidan de una tercera, discapacitada.

Rezos contra amenazas
El vidente aprovechó para engatusar a la mujer, a la que convenció de que un grave peligro le acechaba y que alguien hacía brujería para dañar a su hermana. A él le aseguró que tenía contactos en la administración judicial. El resultado fue que ambos hermanos perdieron todos sus ahorros en distintos pagos al condenado por estafa.

La sentencia detalla cómo a ella la convenció de que pronto sufriría un grave accidente que él evitaría con rezos. Felizmente, los hermanos pudieron probar buena parte de los pagos, ya que el vidente emitió recibos con el número de su DNI y el sello de su consultorio.

Para fijar la pena, el Tribunal valora “la elevada cantidad defraudada y la grave situación económica en que el mismo dejó a ambos perjudicados, privados de los ahorros de toda la vida; la especial reprochabilidad de una acción de engaño emprendida sobre personas ignorantes aprovechándose de su evidente vulnerabilidad; y la propia dinámica comisiva empleada, en la que combina la brujería y el ocultismo con sus supuestos contactos judiciales”.