X
EMPRESARIOS > CARLOS DÍAZ BACALLADO

Crecimiento sostenible

   

POR ANTONIO SALAZAR

Carlos Díaz Bacallado

Carlos Díaz Bacallado

Carlos Díaz Bacallado es un joven empresario que acumula trienios al frente de su empresa, Finca PuntaGorda, una compañía que forma parte del paisaje de las Islas (en sentido estricto y metafórico) por más que muchas veces no reparemos en ello. Primero, porque en alianza con la empresa Verdifresh forman Mesturados Canarias, interproveedores de Mercadona, el gigante alimentario español. Y segundo, porque son ellos los que gestionan o son propietarios ahora de casi 180 hectáreas de suelo agrícola puestos en producción -12 millones de kilos al año- para suministrar a los supermercados de esa cadena en las Islas.

-Una empresa que tiene un único cliente…

“Plantar, recoger y esperar a vender es muy complicado y pronto nos dimos cuenta que ese no podía ser nuestro modelo de negocio. Era el año 1991, le dábamos utilidad a unas tierras ociosas en Güímar de mi familia. Me gustaba comerciar y eso es lo que quería hacer. En realidad mi padre, creo, quiso darme un escarmiento y pensaba que si me ponía a trabajar pronto descubriría el valor de la vida de estudiante. No fue así, esto me gustaba y ya por entonces me importaba crecer y creí que la única manera de hacerlo era convirtiéndonos en los suministradores de una gran empresa, que nos garantizara una salida para la producción. Empezamos a trabajar con Mc Donald’s y desde 1996 con Mercadona”.

-Cualquier manual de empresas al uso recomendará no depender en exceso de un solo cliente. No parece que ustedes hayan seguido esa máxima…

“Nos lo dicen con frecuencia, cualquiera familiarizado con los negocios. Nosotros apostamos por una determinada forma de hacer las cosas y nos ha ido bien. Creemos que es un buen modelo porque nos gusta la idea de garantizar las ventas manteniendo una relación potente con el cliente”.

-Da la sensación de que su verdadera ventaja competitiva es precisamente la cercanía, plantar y producir unos productos que por definición tienen una vida útil muy pequeña.

“Sí. Tenemos competencia aquí y lo intentan desde fuera. Mercadona quería competir con unos productos frescos a precios atractivos. Estar en Canarias garantiza la calidad porque los plazos son cortos, día de fabricación más otros seis de exposición. En los perecederos resulta más complicado competir para alguien de fuera y nosotros no hemos dejado de prepararnos. Contamos con presentación, calidad y precio. Además, el proceso es muy completo porque nosotros aportamos la materia prima, en Mesturados Canarias se encargan del empaquetado y Mercadona de la venta”.

-Leía hace unos días que en McDonald’s se están planteando su modelo de negocio porque los cambios de hábitos alimentarios en Estados Unidos o Asia han hecho descender sus ventas…

“Es que en estos productos hay posibilidades de progresión. Al principio yo pensaba que a la cuarta gama (ensaladas cortadas y preparadas) iban los productos que no se querían para la primera gama. Pero no podía estar más equivocado; era el futuro y le garantizo que el mimo que se le da a todos los productos son una buena prueba de lo en serio que nos lo tomamos”.

-Es un sector -agrícola- al que se le pueden hacer muchos reproches, básicamente por la cantidad de recursos que se destinan a mantener cultivos que no resultan rentables. A ello contribuye una generosa política europea, con sus incentivos perversos…

“Nosotros hemos comprado finca de plátanos y procedido a replantarlas con productos que sí son nuestro negocio. Creo que, siendo necesarios determinados incentivos, es cierto que habría que replantear el sistema de ayudas no sea que alguien en la Unión Europea decida cortar su flujo. A nosotros determinadas subvenciones nos perjudican porque permiten a los productores vender más barato y contribuyen a distorsionar el mercado”.

-Y el futuro. ¿Una empresa así puede plantearse salir a competir al exterior?

“No nos planteamos salir de Canarias aunque sí estamos en todas las islas. En estos años hemos aprendido mucho de aquello que gusta, también de lo que no. Hemos incorporado productos y los hemos tenido que retirar porque no gozaban de aceptación. Toda esa información atesorada constituye una de nuestras bazas, interpretar al jefe (el cliente en la particular jerga de Mercadona). Tenemos más de 30 productos distintos, nosotros que en su día nacimos plantando lechugas. Y ese sigue siendo nuestro objetivo, crecer y mantener el negocio en el largo plazo. No hemos dejado de crecer desde entonces, ni siquiera en esta crisis. Forma parte de nuestra filosofía y ha sido interiorizada por todos los que trabajamos en la empresa. Hemos formado un gran equipo, con intenciones de seguir creciendo juntos y existe margen para ello. Hay 248 personas trabajando en nuestras empresas”.

-Habla de oportunidades para el futuro. Se dice con frecuencia que importamos el 90% de los que consumimos. Si eso fuera cierto, existe mucho margen para mejorar.

“Hay un recorrido enorme. Sería conveniente ponerse en los puertos a ver qué mercancías entran en vez de pasarnos el día mirando lo que planta el de la finca de al lado. Quizás ahí se encuentren las oportunidades porque quizás todo no se dé aquí pero igual hay cosas que se podrían producir y no lo estamos haciendo. También es cierto que se necesita una mayor concienciación por parte de todos sobre lo que supone consumir productos de aquí, le deberíamos crear a muchas empresas esa necesidad”.

-Juan Roig dijo en su momento que no habían dado con la fórmula de los productos frescos. Ustedes se dedican a ello, ¿habría margen para trabajar con la fruta, por ejemplo?

“Dependerá del tipo de fruta pero aquí no ha existido otra cosa más que vino, plátano y tomates, abandonando cualquier otro subsector. Demasiadas apuestas cortoplacistas, que es lo que no me gusta de la política”.

-Tiene su propio convenio colectivo. ¿Por qué?

“Es que es esencial dar tranquilidad a las personas que se involucran con nosotros. Mucho más en un sector en el que es muy duro trabajar, eso lo asumimos y tratamos de compensarles. Además, no quiero que vuelva a ocurrir lo del año 2001, cuando casi de la noche a la mañana perdimos a una parte del personal porque se fueron a trabajar a la construcción. Nos hemos preparado para que no ocurra de nuevo”.