X
SANTA CRUZ>

La crisis favorece que la capital rebaje el 20% las emisiones de CO2

   

smretenciones 02.jpg

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

El Pacto de los Alcaldes tiene como objetivo principal que los municipios asociados al mismo reduzcan sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) el 20% hasta 2020, mediante una mayor eficacia energética y la producción y empleo de energías más limpias. Santa Cruz de Tenerife es uno de los municipios firmantes de este objetivo, convirtiéndose casi sin quererlo, “de manera natural”, en uno de los primeros en cumplir con esa reducción del 20%. Desde su adhesión, la ciudad está obligada a enviar informes anuales a la Comisión Europea -impulsora del pacto- sobre la evolución de las emisiones, certificando el último que se ha logrado una rebaja del 20% de ese CO2.

Desde el Ayuntamiento son conscientes de que ese porcentaje tiene que ver más con la crisis que con las medidas implementadas por el propio Consistorio. Así lo admite la concejal de Medio Ambiente, la socialista Yuri Mas, quien detalla que “la crisis ha hecho que se use menos el coche privado y que se consuma también menos energía, y eso ha tenido como consecuencia principal la reducción de las emisiones de dióxido de carbono”. Aún así, defiende Mas, “nosotros también hemos aportado nuestro granito de arena, implementando medidas de ahorro energético como por ejemplo la colocación de placas solares en edificios municipales para reducir el consumo eléctrico”.

El logro de este objetivo cinco años antes de lo previsto hace que el Ayuntamiento, asegura Mas, se replanteé sus objetivos de forma que “lo que queremos, una vez conseguido el 20%, es que cuando lleguemos a 2020 esa rebaja de contaminantes sea cercana al 50%”. La concejal también reconoce que la parada en la que se encuentra inmersa la principal industria de la ciudad, la refinería, ha influido en este objetivo, pero sobre todo, en la reducción de otro contaminante que afecta a la salud como es el dióxido de azufre (SO2).

Alumbrado público
El Plan para la Acción para la Energía Sostenible (PAES) que el Ayuntamiento ya ha presentado a la Comisión Europea, obteniendo el visto bueno, analizó las emisiones desde 2008 hasta 2012, concluyendo que, en el caso del dióxido de carbono procedentes de la parte municipal, el alumbrado representa el subsector de mayores emisiones, seguido por el de las propias instalaciones del Ayuntamiento.

En cuanto a los emisores de otros sectores, el del transporte es el que genera la mayor cantidad de toneladas de CO2 equivalente, constituyendo el 98,03% del total de las emisiones, siendo el privado y comercial el que más emisiones produce, el 83,26% del total de dicho sector.