X
POLÍTICA >

Dan al Gobierno una alternativa al gas que ahorra cientos de millones

   

La eólica y la fotovoltaica podrían generar el 60% de la electricidad. / DA

La eólica y la fotovoltaica podrían generar el 60% de la electricidad. / DA

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

Los expertos y defensores de las energías renovables que desde el pasado año se reúnen con la Consejería de Industria del Gobierno canario han puesto sobre la mesa una alternativa para la generación de energía en Canarias basada en motores diésel de alta eficiencia y en la introducción de un 57%, de parques eólicos y solares, que permitirían ahorrar más de 600 millones de euros al año en la compra de petróleo y fuel (sumando solo Tenerife y Gran Canaria, por lo que la cifra final sería aún mayor si se aplica en todas las islas).

Así lo ha explicado a este diario el diputado de AHI-CC Javier Morales, que ha asistido a esas reuniones junto a ingenieros de las dos universidades canarias, representantes de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, así como cargos públicos y técnicos de la citada Consejería y representantes de Red Eléctrica de Canarisa (REE).

El ahorro en consumo de combustibles de esta alternativa supondría 656 millones al año en las islas de Tenerife y Gran Canaria, mientras que el que permitirá el gas natural para las grandes plantas de Endesa sería de 392, y cuya introducción, que es la alternativa recogida en el borrador de las Directrices de Ordenación Sectorial de la Energía (DOSE) por el Gobierno canario en su nuevo plan energético, limitaría el cupo de las renovables a un 32% durante muchos años, ya que es necesario construir regasificadoras (300 millones de coste cada una) y amortizarlas por un tiempo de más de 20 años. El otro gran freno para el desarrollo de las renovables lo constituyen los actuales generadores de ciclo combinado, que no permiten ampliar ese porcentaje de energía eólica o fotovoltaica debido a su inflexibilidad, puesto que los tiempos de encendido y parada para el respaldo cuando no hay suficiente viento o sol para satisfacer la demanda son de 45 minutos, mientras que los nuevos motores diésel de alta eficiencia lo realizan en 9 minutos.

Además, la alternativa defendida por Morales y las plataformas prorrenovables reduce en esta primera fase las emisiones de dióxido de carbono (CO2) un 63,4% de, frente al 26% en el caso de lo recogido en el borrador de las referidas Directrices. “La propuesta se basa, además, en ofrecer garantía de suministro eléctrico y calidad y estabilidad en la red” , apostilla el parlamentario.

El diputado herreño sostiene que “el gas es bueno en comparación con lo que tenemos ahora, pero no es la mejor opción e hipoteca nuestro futuro, porque, incluso si logramos ese 36% de penetración de renovables que se fija como objetivo el Gobierno canario para 2020, no podríamos pasar de ahí: habría que esperar décadas, tal vez 30 años, para dar el siguiente paso, porque hay que amortizar los 600 millones de inversión en las dos regasificadoras y parte de los ciclos combinados; en cambio con el modelo de transición que proponemos, podríamos seguir avanzando sin trabas hacia el 100% renovables”.
Por ello, Morales se desmarca de su propio grupo parlamentario (CC-CCN-PNC), y discrepa igualmente de la postura de PP y PSOE, que hace dos semanas descartaron en el pleno de la Cámara autonómica una PNL que insta al Gobierno canario a debatir en el Parlamento, previo a su aprobación, (alternativa que no contempla el gas, por lo que han dado vía libre a que el Gobierno canario apruebe por decreto) las nuevas Directrices de Ordenación Sectorial de la Energía (DOSE). “La Consejería no nos ha rebatido técnicamente las cifras de nuestra propuesta, así que lo que pido es que este asunto sea debatido en el Parlamento de forma rigurosa y con datos en la mano, para elegir lo que sea óptimo para nuestro futuro energético, no sólo algo que mejore lo actual”, subraya el diputado nacionalista, ingeniero agrónomo, quien además recuerda que “el 71% de los canarios no está de acuerdo con un modelo energético basado en gas y petróleo”, como indicó la encuesta del Gobierno canario sobre las prospecciones de Repsol.

Entrando en más detalles de la propuesta, Morales explica que requeriría la compra de 39 grupos diésel de última generación, por valor de 208 millones en Tenerife e igual coste en Gran Canaria, junto a instalaciones de parques eólicos y plantas fotovoltaicas que cubrirían cerca del 60% de la demanda. El caso de Gran Canaria se utilizaría la energía hidroeólica en el caso de las presas Chira y Soria, y en Tenerife podría usarse algo similar, y Morales expone que en Tenerife hay expertos que han propuesto posibles ubicaciones de cuencos ya existentes, como en la zona de Erjos. Con este modelo, el coste de generar electricidad se reduciría en un 48%, aún en el caso de que el petróleo tuviera una subida anual del 5%, mientras que con el modelo que mantiene los ciclos combinados e introduce el gas el coste de la electricidad bajaría un 32%.

“El Parlamento ha vuelto a posiciones que creía superadas”

En el pleno del 25 de febrero, el Parlamento canario rechazó una proposición de Nueva Canarias para que el nuevo plan de la energía no se apruebe por decreto sino a través del Parlamento, y se debata renunciar o no al gas. Con adjetivos de “catastrofista”, “populista” o “pancartera”, desde CC, PP y PSOE se descartó esta posibilidad. En ese pleno estaba Javier Morales (AHI-CC), que optó por no votar, “porque el debate se fue por las ramas, en lugar de centrarlo en que debe ser el Parlamento el que elija la mejor opción estudiando las alternativas”. Morales recuerda que la consejera de Industria se comprometió en DIARIO DE AVISOS a revisar la introducción del gas si los defensores de las renovables, con los que se está reuniendo, le dan una propuesta viable y más barata, y que el propio Parlamento, instó en 2013 al Gobierno a llevar a la Cámara su propuesta con todas las alternativas, al tiempo que el pasado año también instó a dar los pasos para el 100% renovables en Canarias.

“Disponemos de una alternativa mejor para la economía, más respetuosa con el medio ambiente y más barata para el usuario. Siempre he dicho que estoy dispuesto a cambiarla si me demuestran que hay error en los cálculos o una salida mejor. Como servidores públicos debemos ofrecer la mejor alternativa a la ciudadanía, no sólo una que se quede a medio camino. Por eso no entiendo cómo tras seis meses de reuniones para ello, ahora, por lo visto en ese pleno, volvemos al mismo punto de partida”, lamentó el diputado, quien pidió “no tomar decisiones que hipotequen nuestro futuro desarrollo económico”.