X
desde la óptica >

Desde otra perspectiva – Por Javier Rabanal

   

Tocó una nueva experiencia en esto de seguir las evoluciones del conjunto de la tierra y no podía ser de mejor manera que en la cabina de Teide Radio. En buena compañía pude presenciar un Heliodoro de floja entrada y peor climatología.

Decía el bueno de Óscar Herrera que los montes de Anaga eran el referente climatológico y que estos no anunciaban lluvia… ¡al palo! La tarde se puso complicada para los aficionados y los pocos que habitaban el recinto capitalino se resguardaban como podían.

Este Tenerife de Agné debería enganchar más y aumentar los números de la escasa afición blanquiazul, pero, ya se sabe, aquí siempre tenemos el improperio preparado para el godo, pero luego defendemos a capa y espada a Madrid y Barcelona (falso tinerfeñismo).

Con un día de lluvia copiosa y el clásico a las puertas, presentó el equipo local su nueva propuesta, la de dominar y moverse en campo contrario, la de llegar y finalizar o tocar para crear. Osasuna es un equipo fruto de un club en descomposición que no puntúa porque fuera de casa no marca y en casa todo lo encaja. Con un Nino que vio mejores tardes y, sobretodo, mejores compañeros de ataque, se esperaba un poco más de Sisi y Cedrick. Poco aportaron los rápidos extremos de banda y el Tenerife, ayudado por el portero, se puso por delante.

A veces da la sensación de que este equipo en casa gana por inercia. Una brillante acción de Cristo por la izquierda sirvió para un remate de Maxi (sí Maxi) que parecía sentenciar. Pero ojo, que somos quienes somos y si bajamos un poco el ritmo, te hacen el 2-1 sembrando de dudas lo que parecía conseguido.

Aunque jugar con el marcador puede no ser siempre positivo, hacerlo con la clasificación en estos momentos sí debe serlo. Fuera nervios. Fuera temores. Ahora vamos a por la victoria fuera porque siete puntos no son pocos y permiten que se pueda esperar lo mejor de este plantel. Ahora sin Dani en la portería el entrenador ha hablado. Su sueldo se basa en la coordinación de un grupo de trabajo y en la toma de decisiones. La primera está tomada. Carlos antes que Roberto. Roberto en la puerta de salida. El mensaje es claro y el futuro para uno de los dos ya se presumía incierto. Veremos las consecuencias en función del rendimiento.

Un aviso. La última vez que salimos de descenso en Segunda A y empezamos a hablar de play-off acabamos en Segunda B. En esto del fútbol hay mucho burro que piensa que lo de partido a partido lo inventó Simeone y no, amigos, ya estaba inventado.