X

Exceso de ‘ingeniería’ académica

   
Eduardo Doménech, rector de la Universidad. / DA

Eduardo Doménech, rector de la Universidad. / DA

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Definitivamente, la Universidad de La Laguna ha perdido la guerra que libraba en los juzgados con los ingenieros industriales. Por si no bastase con una decisión anterior del Tribunal Supremo, una sentencia hecha pública ayer por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) certifica que la derrota es, además, por goleada.

Esta decisión judicial, que con fecha del pasado día 4 fue difundida ayer, da la razón en este caso al Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales (CGCOII), que ha ido de la mano de la Federación de Asociaciones de Ingenieros Industriales de España (FAIIE) y al Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Santa Cruz de Tenerife (COIITF).

El objetivo final, ahora reforzado por el TSJC, era que de una vez por todas se ejecute la decisión del Supremo que anuló, allá por marzo de 2010, la denominación Ingeniería de la Edificación para los estudios que habilitan para el ejercicio de la profesión de Arquitecto Técnico. La clave, en el Fundamento de Derecho quinto de dicha sentencia: “un arquitecto técnico no es un ingeniero”.

Pero el caso de La Laguna es especial y ello ha causado que su derrota judicial sea más sonada. En el comunicado remitido ayer por los ingenieros industriales se recuerda que La Laguna es la única universidad española que mantiene la denominación anulada por los tribunales. Las demás universidades ya han sustituido esta denominación por las de Grado en Arquitectura Técnica, Ciencias y Tecnologías de la Edificación o Grado en Edificación.

Por causas que escapan a la lógica, la Universidad de La Laguna, pese a la sentencia del Supremo de marzo de 2010, sigue manteniendo la denominación de Grado en Ingeniería de Edificación.

Ahora, los magistrados del TSJC no han dudado en afear esta actitud y señalan en su sentencia que la actuación de la universidad “es torticera e intenta a través de subterfugios mantener una denominación anulada, por tanto no puede atribuir ni directa ni indirectamente dicha denominación a su plan de estudios, y ello conforme a la sentencia firme dictada de que cuya ejecución se trata, jurisprudencia del Tribunal Supremo reiterada y clara sobre dicho extremo”.

Asimismo, los ingenieros recuerdan en su comunicado que el alto tribunal canario es tajante: la Universidad de La Laguna tiene que promover una nueva denominación al plan de estudios y no puede, al denominar el plan de estudios, utilizar ni directa ni indirectamente la denominación Ingeniería de la Edificación.

Lo peor de todo es que todo título que se haya expedido hasta ahora con dicha denominación es nulo si se mantiene con dicho nombre.

Sea como fuere, desde el Colegio de Ingenieros Industriales de Santa Cruz de Tenerife se tiende la mano para llegar a acuerdos que minimicen los daños y se acabe con el intrusismo.