X
sanidad>

El Gobierno ofrece a las CC.AA. un plan para financiar a 10 años el tratamiento de la hepatitis C

   

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

El Gobierno ha ofrecido a las comunidades autónomas un plan de financiación para los nuevos medicamentos orales de última generación para la hepatitis C, por el cual adelanta el pago de estos fármacos que luego las comunidades deberán devolver en un plazo de 10 años con un interés del 0 por ciento durante este primer año.

Los ministerios de Sanidad y Hacienda se han reunido este lunes con las comunidades en una reunión informal con el objetivo de analizar el Plan Estratégico contra esta enfermedad, que establece la necesidad de tratar a casi 52.000 de los 95.524 pacientes que actualmente están diagnosticados en España, para lo que serán necesarios 727 millones de euros.

El plan ofrece a las comunidades la posibilidad de que sea Hacienda la que pague las facturas de estos medicamentos a las compañías farmacéuticas, y luego las autonomías tendrán devolvérselo en un plazo de 10 años, con un interés del cero por ciento durante este año que luego podrá variar en función de si se han adherido al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) o al de Facilidad Financiera.

Además, “no computa déficit a efectos de la Ley de estabilidad Presupuestaria”, según ha avanzado el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, que ha celebrado que con esta medida el tratamiento llegará “a todos los pacientes”, ya que todas las comunidades han mostrado su satisfacción por la medida.

“Esta garantía del Ministerio de Hacienda da toda la facilidad para que ninguna comunidad autónoma tenga problemas para afrontar esta situación”, ha aseverado Alonso en la rueda de prensa posterior a la reunión, que durado cerca de tres horas.

Operación financiera sin “parangón”
“Es una operación financiera sin parangón”, ha añadido el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, que ha aclarado que Hacienda “no da nunca dinero sino que “paga facturas, que no es lo mismo”.

Al llamado Fondo de Facilidad Financiera pensado para las autonomías que cumplen los objetivos de déficit y deuda, así como el periodo medio de pago a proveedores, están adheridos Galicia, Asturias, La Rioja, Aragón, Castilla y León, Andalucía, Murcia, Extremadura, Baleares y Canarias. Todas ellas disfrutarán de un interés del 0% también durante 2016 y 2017 y, a partir de ahí, al tipo medio del Tesoro, que ahora está al 1,2 por ciento.

Por su parte, Cataluña, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Murcia y Cantabria siguen adheridas al FLA por no haber cumplido sus objetivos de déficit, por lo que en estos casos el tipo medio del Tesoro se aplicará a partir de 2016. Y para Madrid y País Vasco, que no participan en ninguno de estos fondos, se dará la posibilidad de suscribir convenios bilaterales para beneficiarse de estas condiciones.

El ministro ha destacado que en principio todas las comunidades han salido satisfechas tras conocer la propuesta de Hacienda, y confía en que se adhieran a estas condiciones.

“A todas les ha parecido muy bien lo que se ha planteado porque es muy importante”, ha añadido, admitiendo que al comenzar la reunión algunos consejeros estaban preocupados por esta cuestión.

EL PLAN ESTARÁ APROBADO A FINALES DE MARZO

Alonso ha avanzado el Plan Nacional contra la enfermedad será aprobado de manera definitiva “en la última semana de marzo” en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), por lo que “a partir del 1 de abril no hay razón para que no llegue a todo el mundo”.

Además, ha apuntado que se trata de un plan “dinámico y vivo” que contempla el diagnóstico de nuevos pacientes, cuyo tratamiento también quedará asegurado mediante las vías de financiación que han acordado este lunes. “Analizamos la financiación para cubrir las necesidades actuales. Pero si las necesidades son mayores habrá capacidad”, ha destacado.

Alonso ha insistido en que los tratamientos se van a administrar “bajo criterios clínicos, no económicos”, para lo que se han creado un comité en el que están representadas las comunidades y que, según la experiencia previa de otros como el que se creó durante la crisis del ébola, “funcionan muy bien”.