X
Cuadernos de áfrica>

El hurón lisboeta – Por Rafa Muñoz Abad

   

Con la narración del maestro Kapuscinski en la retina y aquella a la vista inabarcable fila de cajones de madera que comedores y vajillas contenían, se embaló el fado portugués en África. Govella era un hombre afilado de estatura baja que quiso ver el día después del precario sueño colonial luso. El otro inquilino ibérico, el hispano, gusta de mirar al vecino por encima del hombro. Al menos ellos no salieron de sus fincas africanas como nosotros lo hicimos del Sahara; hubo que sacarlos a tiros. Coragem. Las vidas de los blancos atrapados en África son siempre pintorescas. Sofisticadas a ojos del europeo ignorante que les ve como aventureros, inconscientes o soñadores irrecuperables. Govella era consignatario de buques. Una ocupación, como todas las portuarias, que te hace desarrollar un séptimo sentido. No era una rata de muelle pero si un hocicudo. Con sus generosos porches al fresco del atardecer, la barra de Luanda y en general de cualquier ciudad costera angoleña o de lo que aún quedara en pie de ella, se edificaba bajo un amplio y luminoso urbanismo colonial. De vivaces ojos negros, el hurón lisboeta vivía en una villa de la barra de Lobito con un billete abierto para Ciudad del Cabo por si aquel avispero se volvía demasiado peligroso pues arriesgado ya lo era. Los clubs de la plaça reunían lo “mejorcito” de la zoología blanca: los chicos malos sudafricanos, un clásico en cualquier agujero africano donde haya tiros o piedras que brillan; asesores militares cubanos que allí se quedaron a ver qué se podía sacar tras la paja africana de La Habana; algún español que importaba ropa verde…; incluso rusos colorados que en chanclas se paseaban de la mano de espigadas muchachas. Una foto de familia herencia de la guerra fría. ¿Govella, por qué no volviste a Lisboa? Silencio; ¿a dónde, a un lúgubre pasillo del extrarradio para ser o retornado más? Bueno; ¿y a Sudáfrica?, Vorster prometió casa y papeles a los blancos y muchos portugueses lo hicieron. Allí…allí todo habría sido muy fácil. Me di por respondido. Eufemísticamente, que Govella no portara un clavel rojo en la solapa, como otros muchos compatriotas si lo hicieron, no le eximia de ser un espíritu libre.

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA
cuadernosdeafrica@gmail.com