X
TENERIFE >

La Isla no se sabe reciclar

   
Los tinerfeños separaron durante el pasado año más que en 2013, pero siguen sin alcanzar la media nacional. / FRAN PALLERO

Los tinerfeños separaron durante el pasado año más que en 2013, pero siguen sin alcanzar la media nacional. / FRAN PALLERO

JESSICA MORENO | Santa Cruz de Tenerife

El hecho de que Canarias se sumara más tarde a la separación de residuos para su posterior reciclaje marca que en la actualidad los datos en la Isla se encuentre por debajo de la media nacional. Esto pone de manifiesto que, pese a las campañas o la dotación de contenedores diferenciados, el reciclaje sigue siendo la asignatura pendiente de los tinerfeños. Si se tiene en cuenta las cifras manejadas en recogida selectiva de papel-cartón, envases o vidrio se aprecia en los últimos años un ligero aumento, aunque insuficiente aún con los objetivos marcados a nivel Europeo y en el propio Plan Territorial de Ordenación de los Residuos de Tenerife (PTEOR).

Durante el pasado año se registró, con respecto a las cifras de 2013, un crecimiento en los envases tratados en el Complejo Ambiental de Arico, el vidrio y el papel cartón recogido en los contenedores y las toneladas recibidas por los distintos puntos limpios, puesto que, además, creció el número total de toneladas de residuos que se generaron en la Isla, como demuestran los datos de la tablea que maneja el Cabildo tinerfeño y a los que ha tenido acceso este medio.

Al respecto, el consejero de Sostenibilidad de Recursos y Energía del Cabildo de Tenerife, Miguel Díaz-LLanos, explicó que en 2014 se apreció un aumento en las toneladas de residuos que generaron los ciudadanos ya que en 2013 “esta cifra tocó suelo, debido a que con la crisis se redujo el consumo”. A su juicio, esto supone que en los próximos años se irá en aumento y matizó que cada vez más los tinerfeños separan sus desechos para el reciclaje. “En proporción, pese a la disminución de residuos se ha registrado un constante crecimiento de la recogida selectiva”, argumentó. Aun así, el consejero recalcó que los datos de la Isla siguen por detrás de la media nacional “ya que aquí empezamos más tarde, hace unos 10 años”. Matizó que aunque en general la separación de todos los elementos ha subido destaca, sobre todo, el vidrio, también por la labor de los establecimientos”.

Los isleños reciclan una media de 11 kilos de vidrio al año, frente a los 15 del resto del país. En cuestión de envases, en la Isla se separa por persona 6 kilos al año, frente a los 12 del territorio nacional, mientras que cada tinerfeño recicla entre 9 y 10 kilos de papel y cartón, dos kilos por debajo de la media estatal(12 kilos). En cuanto al reparto territorial, el responsable del Gobierno insular explicó que donde más se separa es en Santa Cruz y La Laguna, mientras que en aquellas zonas donde la población está más dispersa geográficamente se recicla menos, debido a la mayor distancia de colocación de los contenedores.

De los datos destaca también la reducción del porcentaje de reciclaje de la planta todo-uno, pese a que aunque aumenta el número de material recogido de los contenedores.

El consejero precisó que aunque vamos creciendo aún queda una labor importante por hacer. Por ello, reclamó una mayor coordinación entre el Cabildo y los ayuntamientos. “Hay que que buscar que las personas se involucren, ya que con ello no solo potenciamos el cuidado del entorno, sino que también se puede generar un sector empresarial que cree empleo en la Isla”, explicó Díaz-Llanos. Precisamente, el Complejo Ambiental de Arico acogerá un polígono industrial con empresas dedicadas a este sector, aunque de momento solo hay una, que se encarga del reciclaje de aparatos electrónicos.

Díaz-llanos insistió en que hay que seguir trabajando en la concienciación y apuntó que “aún hay personas que piensan que no sirve de nada separar, porque al final todo se junta, y eso es un gran error”. Recalcó que una de las líneas por las que hay que apostar es la instalación del quinto contenedor, destinado a residuos orgánicos, y matizó que los municipios deben también impulsar el reciclaje de otros productos como aceite o ropa.

Paralizado el nuevo concurso

El concurso planteado desde el Cabildo para la gestión de los desechos en los próximos 30 años no se sacará a licitación antes de las elecciones, como así se pretendía ya que el anterior finalizó el pasado año. Asimismo, la presión municipal ha demorado este procedimiento y ahora ambas partes están analizando cual es el modelo más idóneo, tanto en periodo como en infraestructuras a ejecutar e inversión. Al respecto, uno de los colectivos que se ha mostrado más crítico con la gestión es la Plataforma Ciudadana la Incineración no es la Solución. Desde este grupo se asegura que “en la actualidad los ayuntamientos están haciendo más por los intereses de los ciudadanos que el Cabildo”. Además, explican que este concurso es una “amenaza de galopante subida de tasas de la basura para todos en los próximos 30 años, lo que afectará a todos los ciudadanos y empresas”.