X
TRIBUNA >

Un lugar al que volver – Por Fernando Clavijo Batlle

   

Esta semana se publicaba un dato que llama la atención. En seis años, casi 60.000 canarios han salido de las islas huyendo de la crisis, buscando un futuro fuera de esta tierra. Solo en 2014, son 13.636 los nuevos inscritos en el Padrón de Residentes en el Extranjero; en su gran mayoría canarios en edad de trabajar que buscan en otros países las oportunidades laborales que aquí no encuentran.

Todos tenemos conocidos, amigos, vecinos o familiares que han optado por esa vía. Personas que se han visto empujadas a tomar la difícil decisión de coger un avión hacia un destino muy distinto al de su tierra y hacia un futuro muy diferente al que habían soñado. Y lo han hecho en su mayoría buscando una oportunidad laboral. Algunos, trabajando para la profesión en que se formaron. Otros, no. Unos salieron solos y otros, junto a toda su familia. Y todos y cada uno de ellos con su propia historia, sus propias cargas y sus propias circunstancias que nunca son iguales pero sí pesadas y difíciles.

La decisión de salir de Canarias en busca de una oportunidad que aquí les ha negado la crisis no es nunca fácil. Antes de llegar a ella se suelen agotar todas las vías, todas las posibilidades, todas las alternativas posibles. Normalmente, en su inmensa mayoría, a esa decisión se llega solo después de haberlo intentado todo, sin éxito.

Muchos de esos 60.000 canarios que huyeron de la peor coyuntura económica de las últimas décadas habrán decidido ya no volver. Fuera de nuestras islas han encontrado nuevas familias, nuevos retos, nuevos hogares. Pero otros muchos confían en poder retornar a casa en algún futuro próximo al que no se atreven a ponerle fecha. Y a esos debemos darles la oportunidad de tener un lugar al que volver. Un lugar en el que puedan no solo encontrar un trabajo y unas expectativas de vida acordes con las que tienen fuera de aquí, sino, además, un lugar al que volver para aportar su conocimiento y su experiencia y al que puedan contribuir a fortalecer.

Tenemos ante nosotros el reto y la oportunidad única de aprovechar el cambio de ciclo político y económico que empezamos a vivir para acometer las profundas reformas que demanda nuestra economía. Acometer lo que, durante tanto tiempo se ha hablado pero nunca terminamos de concretar; nuestro modelo económico. Buscando siempre el crecimiento económico, porque solo creciendo por encima del 2% podremos empezar a crecer en empleo. Sin demagogias, recordando siempre que los puestos de trabajo no los crean las administraciones sino las empresas.

Desde lo público nuestro papel debe ser el de facilitar que ocurran las cosas. Permitir que ese crecimiento económico pueda concretarse en nuevos puestos de trabajo y gestionar políticamente para lograr que sectores como el primario o la industria escalen en nuestro PIB. Sé que esto no es nuevo. Que se ha dicho muchas veces y que nunca termina de concretarse. Por eso insisto tanto en el hecho de que es ahora o nunca. O aprovechamos el cambio de tendencia económica para poner nuevos cimientos en el edificio de nuestra economía o estamos condenándonos a nosotros y a nuestros hijos a repetir los errores del pasado.

Tenemos la oportunidad, las herramientas, la voluntad, el compromiso y la capacidad para hacerlo. Abrir nuestra economía hacia el exterior. Internacionalizar nuestra industria, exportar hacia África nuestro conocimiento, lograr que el turismo y nuestra agricultura y ganadería se den la mano. Que nuestro campo dé de comer no solo a los dos millones de canarios sino a los más de doce millones de turistas que nos visitan.

No son objetivos sencillos y no son retos que podamos plantearnos a corto plazo, es cierto. Pero que no sean sencillos no significa que no sean posibles. Lo que sí tenemos claro es que solo tenemos una oportunidad para lograrlo y esa oportunidad se nos abre justo en este momento.

Si nos limitamos a seguir la inercia, a no tomar decisiones, a dejarnos llevar por ese cambio de ciclo económico; si optamos por el camino fácil y nos ahorramos enfrentarnos a este reto estaremos no solo quitando a los canarios que están fuera la oportunidad de tener un lugar al que volver sino que condenaremos a muchos más de nuestros vecinos a salir fuera para encontrar más allá de nuestras fronteras un futuro que aquí no encontrarán.

*Candidato de Coalición Canaria a la Presidencia del Gobierno de Canarias