X
SUCESOS >

Un octogenario güimarero mata de un tiro a un intruso en su finca

   
Imagen parcial del Valle de Güímar; el suceso acaeció entre los municipios de Güímar y Arafo. / DA

Imagen parcial del Valle de Güímar; el suceso acaeció entre los municipios de Güímar y Arafo. / DA

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Un hombre de 80 años de edad y vecino del municipio de Güímar se entregó en la noche del pasado domingo a la Guardia Civil tras haber acabado con la vida de otro varón al que disparó en su finca. Según la versión ofrecida por el octogenario, el fallecido y otro sujeto que al cierre de esta edición seguía en paradero desconocido irrumpieron en la propiedad armados con ánimo de robar y, durante un forcejeo entre el ahora detenido y uno de los intrusos, el vecino le disparó un balazo con un revólver que le causó de inmediato la muerte. Para la mañana de hoy está previsto que el güimarero pase a disposición de la autoridad judicial como presunto autor de un delito de homicidio.

Los hechos que nos ocupan, según la información captada entre fuentes cercanas al caso, se inician minutos antes de las diez de la mañana en una finca cercana al llamado camino de Chinguaro y que al parecer se encuentra en la linde municipal entre Arafo y Güímar.

A dicha propiedad accedieron dos individuos, de los que no se han facilitado datos identificativos, dispuestos a apropiarse por la fuerza de los bienes de los moradores, que aseguraron al equipo de la Policía Judicial del Instituto Armado asignado al caso que estos delincuentes llegaron con el rostro oculto con pasamontañas y esgrimiendo armas de fuego.

A la espera de que el levantamiento del secreto de sumario decretado por la titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de Güímar, se especula con que fue cuando se procedía a inmovilizar con cuerdas a la esposa del octogenario cuando éste aprovechó para apoderarse de un revólver de su propiedad que se encontraba en el cuarto contiguo.

Uno de los intrusos forcejeó con el güimarero, quien finalmente disparó el arma contra su agresor. El balazo destrozó el cráneo del afectado,causándole heridas incompatibles con la vida. Tan inesperado suceso puso en fuga al otro intruso, al que las autoridades buscaban ayer sin que se conozca si sus pesquisas han dado ya resultado o no. El vecino no tiene licencia de armas ni el revólver está registrado.

Un dato que puede resultar clave con vistas a las consecuencias penales de este asunto es que la Guardia Civil ha encontrado una pistola simulada que los vecinos sostienen que portaba el ahora fallecido y que encañonó con la misma a la familia. Sea como fuere, el octogenario (o alguno de sus hijos) dio cuenta inmediatamente de lo acaecido a la Guardia Civil, quien procedió al arresto del vecino, que desde entonces está confinado en los calabozos del cuartel de la Benemérita en esta localidad del Valle, a la espera de que hoy pase a disposición judicial.

Salvo que los investigadores den con una información adicional que ponga en duda la versión de estos vecinos, los expertos consultados por este periódico apuntan a la posibilidad de que, dada su edad, su arraigo en la zona y las circunstancias que rodean al caso, hoy sea puesto en libertad con cargos a pesar de la muerte violenta que ha tenido lugar.

Asalto rural: actividad delictiva de ‘moda’

T. F. | Santa Cruz de Tenerife

La ciudadanía de Canarias, al igual que la del resto de España, ha tenido que soportar el auge de ciertas actividades delictivas que, con la llegada de la crisis, se pusieron de moda, si cabe esta expresión. Así, los robos en las viviendas y los asaltos en propiedades rústicas aumentaron exponencialmente, al punto que las autoridades policiales se han visto forzadas a reaccionar contundentemente para combatir adecuadamente este fenómeno. En el caso de los ataques a propiedades agrarias, los delincuentes se beneficiaban de la falta de seguridad en las cosechas y de la impunidad que otorga perpetrar sus fechorías lejos de las grandes aglomeraciones urbanas. Para dar respuesta adecuada a los malhechores, la Guardia Civil activó en todo el país la llamada operación Roca, con óptimos resultados, dado que se ha frenado el aumento de este tipo de delitos y se han logrado desarticular varias organizaciones criminales.

Algo parecido ocurre con los robos en domicilios, un delito que causa especial alarma dado que los ladrones ya no esperan a que los moradores abandonen su hogar para irrumpir en el mismo. En muchos casos, los retienen para amenazarles y que faciliten datos sobre sus bienes.

Todo apunta a que lo acaecido en la noche del pasado domingo aúna ambos delitos: buscaron una finca apartada para atracar a sus moradores en busca, presumiblemente, de dinero en efectivo y joyas. Pero el perverso plan se volvió contra quien, presumiblemente, quiso ser verdugo y acabó como víctima.