X
de refilón >

Patricia ehhhh, presidenta – Por Cristina Molina

   

El pudor y el sentido del ridículo son enormes limitadores. Carecer de ellos hace grandes a las personas y Patricia Hernández va camino de convertirse en ese sentido en una campeona. Las primarias serán la panacea, pero algo no funciona correctamente si una militante tan poco preparada logra postularse a la presidencia de una comunidad autónoma. Por un lado, da gusto ver gente con tantas ganas en política. Por otro lado, da cierta vergüenza ajena observar semejante pobreza dialéctica entre otras carencias cada vez más llamativas. Hay quienes creen que un político debe saber de todo. En mi opinión, deben ser capaces de ir estudiando cada asunto. Esta capacidad no la huele esta señora ni de lejos. Ante su gente y arropada por Pedro Sánchez (licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales), la línea que sube, que sube y la línea que baja, que baja fue la argumentación de sus ideas económicas. La semana pasada ehhhhhhhhhhhh tuvo lugar la interparlamentaria del PSOE. En las jornadas estuvo presente ehhhhhhhhhh el portavoz de los socialistas en el Congreso, Antonio Hernando, además de ehhhhhhhh José Miguel Pérez. Patricia intervino en la apertura pues para ehhhhhh animar en el trabajo de este proyecto de futuro. Una fluidez y coherencia en la exposición que ehhh recuerdan a un alumno de la ESO. Para entender su ascenso hay que acudir a las redes sociales, donde tiene su potencial voto especialmente joven. Ahí se pueden encontrar buenos vídeos suyos, es decir, con música y adornos varios para disimular que no hila con sentido tres ideas consecutivas. Una cosa es cierta: no habla con una papa en la boca como alguna consejera del Gobierno de Canarias y otros tantos diputados. La diferencia es que Patricia es -supuestamente- una promesa política. Savia nueva. Aire fresco. Regeneración. Su color preferido será el rojo, pero la candidata socialista destaca verdaderamente por lo verde que está.