X
SOCIEDAD >

…pese al avance formativo

   

T. F. | Santa Cruz de Tenerife

A pesar de todo, hay motivos para el optimismo. Más allá de la mayor o menor efectividad de las distintas políticas que pretenden favorecer la igualdad en nuestro país, sea o no en el campo laboral, las estadísticas reflejan que el esfuerzo personal de las mujeres constituye un tren imparable que terminará por derribar las barreras aún existentes.

En apenas unas décadas, las españolas conquistan ámbitos de poder antaño reservados prácticamente en exclusiva para los hombres. Un buen ejemplo de ello nos lo facilita el Consejo General del Poder Judicial en su Informe sobre la Estructura de la Carrera Judicial a 1 de enero de 2015, que desvela que las mujeres ya son mayoría: 2.781 de los 5.352 jueces y magistrados en activo son mujeres, lo que representa el 52% del total. Pero es que los jueces son una especie en franca minoría y tendente a reducirse en número: las diferencias más grandes a favor de uno y otro sexo se dan en las franjas de edad más baja y más alta: las mujeres son el 66,7 % de los jueces de entre 20 y 30 años de edad y los hombres el 81,5 % de los que tienen entre 61 y 70 años.

También se detectan avances en la empresa, sobre todo si los comparamos con los países de nuestro entorno. El estudio Women in Business, elaborado por Grant Thornton, muestra una cierta evolución para España entre 2004 y 2009, periodo en que el porcentaje de mujeres en la dirección pasó del 14 al 21%. Desde entonces el dato ha fluctuado con una tendencia ligeramente positiva hasta alcanzar el 26% de este año.

En concreto, el estudio indica que el porcentaje de mujeres directivas en España iguala la media de la Unión Europea, también en el 26%, y supera la media global del 22%.

Boxeadoras y otras
Con más afán ilustrativo que metódico, viene a cuento por el simbolismo que encierra conocer cómo avanza la mujer en profesiones que aún muchos consideran sólo aptas para el hombre. Un trabajo de la Fundación Marcet aclara que no son pocas las mujeres futbolistas, taxistas, ingenieras, pilotos de avión, detectives… son profesiones que las mujeres ya ejercen con plena eficacia y profesionalidad.

En nuestro país ya existen 500 mujeres detective, 2.000 mujeres taxistas, 8.000 mujeres policía, 17.000 mujeres en la Fuerzas Armadas y 10.000 vigilantes de Seguridad, se trata de una tendencia imparable fruto y resultado del constante proceso de igualdad que vive la sociedad española en todas sus dimensiones. Ah, también hay mujeres futbolistas en España, nada menos que 40.606, pero si lo suyo es más duro, también podrá acudir a cualquier combate entre las 196 boxeadoras con licencia. En resumen, la mujer sigue lejos de su techo en su lenta pero imparable conquista del panorama laboral, al que era prácticamente ajena tanto durante la dictadura como en los primeros años de la democracia.

Y el día a día muestra a la sociedad que la mujer es ya parte fundamental de nuestro tejido laboral, al punto que su presencia es amplia mayoría en los principales centros de trabajo.

Ejemplo cercano y rotundo
Una buena muestra: sepan que las mujeres representan el 75% de la plantilla (4.609 trabajadores) del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria.

Si está pensando en las enfermeras, sólo acierta parcialmente. Es verdad que el 79% de las enfermeras de La Candelaria son mujeres, pero también lo son el 62% de sus directivos, y el 51% del personal médico y el 64,9% de los médicos internos residentes.