X
candelaria>

La piscina cubierta será una realidad antes de dos años

   
Parcela de 3.210 metros cuadrados donde irá la futura piscina. | NORCHI

Parcela de 3.210 metros cuadrados donde irá la futura piscina. | NORCHI

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

Candelaria contará presumiblemente dentro de dos años con una piscina cubierta, una de las grandes demandas de los vecinos, sobre todo de aquellos que tienen problemas de salud y tienen que acudir a este tipo de instalaciones fuera del municipio.

Después de aprobarse en el pleno del 29 de enero la aprobación definitiva del plan de viabilidad y después de la publicación el 13 de febrero de la licitación, construcción y gestión en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), solo cabe esperar al 9 de abril, cierre del plazo para presentar ofertas, para conocer qué empresa será la encargada de realizar una obra que tiene un coste de seis millones de euros y que se realizará por el procedimiento de concesión de obra pública, con un período de ejecución de 20 meses, aunque el concejal de Infraestructuras, Domingo Ramos, calcula que podrían bastar con 18 meses.

En todo caso, y dado que la empresa concesionaria querrá amortizar los antes posible la inversión, se calcula que a mediados de 2017 Candelaria podría disponer de una piscina cubierta con tres vasos (25 metros de natación, vaso de iniciación y otro de natación terapéutica), aparte de un gimnasio, ludoteca, sauna, vestuarios, cafetería y más de 100 plazas de aparcamiento, con la posibilidad también de que se disponga de canchas de pádel.

La piscina cubierta, que realiza el Ayuntamiento al pararse el Plan Insular de Piscinas del Cabildo, se construirá en un solar municipal de 3.210 metros cuadrados situado al inicio de la Rambla Los Menceyes, justo al lado del pabellón del CEIP Punta Larga, en una zona excelentemente comunicada y a mitad de camino entre Santa Ana y Las Caletillas, donde reside el 60% de la población de Candelaria.

La empresa concesionaria que gane el concurso tendrá que pagar 12.881,29 euros anuales al Ayuntamiento durante los 35 años que como máximo durará la concesión. La empresa, que estará sujeta a la vigilancia municipal, se encargará del mantenimiento anual de las instalaciones, equipamiento, sistemas y componentes del complejo. Los precios serán consensuados con el Ayuntamiento.