X
candelaria>

“Que la Virgen vino de Gran Canaria se basa en documentos de 1697”

   

NORBERTO CHIJEB | Santa Cruz de Tenerife

Enrique Vivancos Sola. | DA

Enrique Vivancos Sola. | DA

“Que la Virgen de Candelaria llegó de Gran Canaria no es una hipótesis, es un hecho que se basa en documentos escritos por historiadores en 1697”, afirma Enrique Vivancos Sola (Santa Cruz de Tenerife, 1955), que hoy hablará sobre su teoría en el II Encuentro Canarias Territorio de Misterio, a celebrar en Santa María de Guía, en Gran Canaria.

Sabedor de que su opinión ha levantado polémica entre la sociedad tinerfeña, Vivancos admite que “cualquier tema relacionado con la Virgen es problemático, pero ha sido el bombo que se le ha dado al asunto el que ha armado el revuelo y no la hipótesis en sí”, comenta.

Para el profesor de EGB y con cinco cursos de licenciatura de Historia, la talla de la Virgen de Candelaria se trataba de una imagen que fue traída por los eremitas franciscanos, “luego la procedencia del mascarón de un barco es una majadería”, relata.

Enrique Vivancos se apunta también a la opinión generalizada de que la auténtica talla de la Virgen desapareció en 1826 como consecuencia de un gran temporal que también se llevó el convento.

Vivancos reconoce que le hubiera gustado “que hubiera sido algo más novelesco, pero la talla de Adeje es gemela, probablemente contemporánea, hasta que se haga público el estudio de restauración que se le practicó debido al deterioro en que se encontraba y que incluyó el de C14 (Carbono 14) y que se encuentra custodiado en el Ayuntamiento de Adeje. Teniendo en cuenta esos datos científicos se podrían confirmar otras hipótesis, pero en principio lo que apuntó el alcalde es que no sería la copia que don José Rodríguez Moure y otros autores dicen que mandó a hacer el Marqués de Adeje (Pedro de Ponte) porque por las fechas que se indicaron, el marqués solo era señor de Adeje. Sobre este asunto trata una de las conferencias que doy con el título El aluvión de 1826 y la desaparición de la Virgen”.

El profesor también duda de la existencia de Antón Guanche. “No aparece reflejado en ninguna cita ni crónica antes de que lo relatara Fray Alonso de Espinosa, al que después todos siguen en su relato. No aparece en las pocas actas como la del Bufadero, Párraga ni en las pesquisas de Esteban Pérez de Cabitos. Por las razones anteriores, es un personaje ficticio”, sentencia quien considera “la llegada de 300 guanches y quién los trajo a Canarias hace 2.000 años, como el mayor misterio sin resolver en las Islas”.