X
on air >

Regreso al futuro, ¡pero ya! – Por Óscar Herrera

   

Estamos todos tan entretenidos en la actual temporada que no nos paramos a pensar en el futuro. Dicen desde el club que todavía no toca, pero a mí lleva un tiempo preocupándome la ausencia de un proyecto definido de futuro en el CD Tenerife. El pasado verano el club creó un modelo que parecía que iba a ser longevo. Con dudas para algunos, lo cierto es que había un plan trazado con la bicefalia formada por Alfonso Serrano y Álvaro Cervera.

Miguel Concepción lo llamó comisión deportiva y se llegó a él tras debatir si era mejor eso o la sola presencia de Cervera como comandante en jefe de las tropas blanquiazules. Álvaro pidió ayuda. Un teniente que le organizara el trabajo de espionaje y captación de soldados para la causa. Otra vez Serrano, pensamos muchos, sin olvidar que su salida del Tenerife años atrás había sido por la puerta pequeña; aunque también puso su grano de arena para construirle a Oltra el Tenerife que ascendió a Primera División por última vez hasta ahora. Pero Cervera ya no está, y el presidente dejó en evidencia en público a Serrano hace una semanas, dándole un suspenso claro en su evaluación del trabajo del profesional vallisoletano esta temporada en materia de fichajes.

Llega marzo a su ecuador y me pregunto quién delineará el Tenerife 15-16. Un proyecto que entiendo que Concepción querrá hilar fino siendo su última temporada como presidente.

Con todo, las dudas sobre Serrano son abrumadoras, pero en la planta noble del Heliodoro todavía tiene defensores, que intentan convencer al gobernante palmero que experimentos los justos. Algo así como que más vale malo conocido que secretario técnico por descubrir. Pero Miguel no las tiene todas consigo, y por su cabeza rondan las figuras de Jacobo, Juan Carlos García, Ruso, Uli…fichajes todos con el sello de Serrano que se fueron del club sin pena ni gloria. En la balanza está el mercado de invierno, donde el dirigente deportivo blanquiazul sí parece haberse afanado con acierto y hecho bien las cosas: Juan Carlos y Dani Hernández son refuerzos que rinden desde el primer día, mientras que de Abdón poco se puede decir hasta el momento.

Pero sobre todo está en el haber de Serrano la apuesta por un entrenador que fue recibido con mucho escepticismo, y por qué no decirlo, con bastantes críticas.

Pero Agné se ha ganado el respeto y el crédito suficiente como para considerar su llegada al banquillo tinerfeñista como un acierto. Un acierto del que Serrano no va presumiendo por ahí, pero que sí lo sacan a pasear sus defensores, que estiman que él debe guiar el proyecto del curso que viene. Sea como sea y quien sea el gurú de los fichajes, el Tenerife 15-16 debería empezar a moldearse a la voz de ya.