X
futuro plural >

Residuos insulares – Por Pedro Fernández Arcila

   

Hace seis meses publiqué un artículo en el que acusaba al presidente del Cabildo, Carlos Alonso, de forzar en periodo preelectoral la licitación de la recogida, transferencia y tratamiento de residuos domiciliarios. Eran más de dos mil doscientos millones de euros para la gestión de este servicio, con incineradora incluida, que nuestro croupier insular quería llevar al casino de las multinacionales del sector. Para que esta licitación le saliera al Presidente del Cabildo “a pedir de boca” convocó a los ayuntamientos y les dijo que el coste multimillonario de este negocio lo tenían que asumir los municipios, es decir los ciudadanos y las empresas de la isla. Carlos Alonso quería que mientras él encargaba de repartir un suculento pastel entre las multinacionales, coincidiendo con la campaña para la financiación de la próxima cita electoral, nosotros le garantizaríamos el pago con un disparatado incremento de las tasas de la basura. Los alcaldes más responsables pidieron al Cabildo que enseñara las cuentas para comprobar de dónde salía ese disparatado gasto y de dónde sacaba el patricio insular que tenían que ser los ciudadanos de a pie y las empresas de la isla quienes debieran pagar este abultado sobrecoste.

Ahora el juego de cartas marcadas se le ha desmontado al Señor Alonso y a su adlátere técnico-político, el Jefe Insular responsable en materia de residuos. Una comisión técnica intermunicipal ha elaborado un informe que concluye, con inusitada rotundidad, que la propuesta del Cabildo de cobrar a los ayuntamientos aquellas millonarias cantidades son contrarias a la ley y al convenio firmado en 1983 entre la institución insular y los ayuntamientos para la gestión de los residuos. Por un escándalo infinitamente menor que este, como fue el de bodegas insulares, cambiaron Consejeros y fueron removidos de sus puestos responsables técnicos, sin embargo, por lo que se ve, en el affaire de los residuos sólidos los verdaderos culpables, son, por razón de la materia, de la casta de los intocables. Es cierto que la contundencia del documento de la comisión intermunicipal ha logrado parar las apetencias del lobby que lleva años configurándose alrededor del mayor contrato que licitará el Cabildo en toda su historia, pero este grupo no se va achicar tan fácil. Nos corresponde a todas las personas, organizaciones y representantes municipales que creemos otra forma de hacer política seguir luchando y denunciando los devaneos del Sr. Alonso.

*CONCEJAL DE SÍ SE PUEDE EN EL AYUNTAMIENTO DE SANTA CRUZ