X
sin pelos en las teclas >

Silencio de goma oscura – Por Cecilio Urgoiti

   

Si lo que se pretende con la puesta en marcha de esa ley, que Lorca hubiera definido de “goma oscura”, es silenciar a todo un pueblo y solo hablar los que nos intentan amordazar, os equivocáis de todas todas. Estoy convencido de que si ocurre como os lo proponéis, esa puede ser la gota que colme el vaso. No nos callarán con esa mordaza anticonstitucional que impondréis bajo esa mayoría absoluta que habéis perdido por practicar el latrocinio y ejercer practicas fascistas.

Primero, nos negaron que había crisis. Y de verdad que era cierto: no había crisis. Fue una burda mentira, fue el invento neoliberal que utilizó el capital para robar al pueblo y dejaros coger migajas a vuestra miserable codicia, de tal manera que la habéis convertido en la peor de las realidades, para acto seguido despojarnos del empleo y así quitarnos derechos inherentes a la condición de ciudadanos. Estos fueron los salarios, la asistencia sanitaria y farmacéutica, que experimentó un crecimiento económico exponencial, que yo sigo llamando “repago”. Al desaparecer los salarios, los bancos más capitalistas que sus teóricos ideólogos, con las cláusulas abusivas que tenían sobre las hipotecas y al precio tasado, en época optima, se han dedicado a recuperar las viviendas, utilizando las fuerzas del orden que los gobiernos habéis puesto una vez más al servicio del capital.

Nos quitáis la educación universal y gratuita y tasáis en grado superlativo los estudios universitarios, obligando a los pobres a desistir del estudio. Pero si así era difícil, vais y añadís dos años más de posgrado y solo los vuestros y los adinerados irán a la universidad, mientras los herederos del gran capital estudian en lugares elitistas bajo unas enormes protecciones iguales o mayores que sus mansiones búnker. Las pensiones son congeladas y grabadas con elevados impuestos, dándose la paradoja de que muchos de los abuelos se quitan el pan y los medicamentos para alimentar a la prole. “Cuando una ley es injusta, el mejor de los caminos es desobedecerla”, palabras de Gandhi. Ante la disyuntiva que nos tratáis de imponer y viendo el silencio que nos da esa mordaza que termina por asfixiarnos, y obligados a vagar sin dignidad y totalmente humillados e incapaces de mirar a nuestros semejantes, de tú a tú, de igual a igual, de verdad a verdad.

Me niego a pensar que todo el pueblo se ha escorado a la derecha y, sin saberlo, nos hemos entregado a los que nos gobiernan; que son los mismos a los que el juez Ruz les imputa una serie de delitos, susceptibles de ingreso en prisión. Una ley que imponga silencio, aunque solo sea a uno de los ciudadanos, tiene que ser cuestionada por el que la propone. Si ocurre lo contrario, es que está en duda la democracia de la nación. Le recuerdo que a lo largo de estos últimos años, señor presidente, usted, ha sido cuestionado muchas veces en materia democrática.