X
el entrenador personal >

Simplemente mitos – Por Jorge Miguel González Hernández

   

Me apena observar que siguen existiendo muchas costumbres y creencias erróneas en relación con la actividad física, teorías sin respaldo científico que aparecen avaladas y, además, en muchas ocasiones, incluso, llegan a ser contraindicadas para la salud.

Por ejemplo, todavía se ve a gente que entrena con mucho abrigo, hasta con prendas antitranspirables, como chubasqueros, con la intención de sudar a chorros para quemar más grasa de esta forma. Y no, señores, es una auténtica aberración para nuestro organismo que nos puede inducir un golpe de calor con bastante facilidad y, encima, no estaremos quemando más grasa por sudar más. Simplemente, nos estamos deshidratando por los poros. Una vez volvamos a beber agua e ingerir alimentos recuperaremos las necesidades de líquidos.

Otro mito: estirar previo al entrenamiento no siempre es bueno y los estiramientos con “rebotes” no son malos. Los estiramientos típicos de aguantar 20-30 segundos una posición en la que nos “duela un poco” el músculo que estiramos no es aconsejable para incluir en nuestras sesiones de calentamiento. Esto se debe a que es una técnica mediante la cual se procura la relajación muscular. ¿A usted le apetecería hacer ejercicio después de una tarde de spa? Pues a nuestros músculos les pasa algo parecido con el estiramiento. Si después de haber relajado el músculo, lo sometemos a algún ejercicio, éste no podrá responder de la misma manera. Por lo tanto, reducimos la capacidad muscular de aplicar fuerza, al estar nuestras fibras musculares “atontadas o relajadas” por el estiramiento. Esta situación favorece lesiones musculares como las roturas de fibras. Por el contrario, los estiramiento “con rebotes” o balísticos sí nos vendrían bien ya que preparan a nuestros músculos para las elongaciones que puede sufrir durante el gesto deportivo, previniéndolo de posibles lesiones. De esta forma, los estiramientos pasivos se recomiendan para después de entrenamientos no muy exigentes y sesiones aisladas de flexibilidad.

Las sesiones de fuerza son tan importantes como los días de carreras para todos aquellos corredores populares y atletas. Una maratón no la gana el corredor más resistente (este sería el que puede estar más tiempo corriendo sin parar); la gana el que ha sido capaz de aplicar más fuerza durante el recorrido, consiguiendo zancadas más amplias y mayor economía de carrera. Por lo tanto, hacer sesiones de fuerza en nuestra preparación de cara a cualquier carrera o deporte en general es imprescindible, tanto para prevenir lesiones como para rendir mejor.

Las mujeres no tienen que tenerle fobia a las pesas. Créanme que sus cuerpos no perderán sus características femeninas por hacer ejercicios con pesas. Es muy complicado que una mujer tenga excesivo tono muscular debido a diferentes factores hormonales y metabólicos que las diferencian de los hombres. Atrévanse a mejorar en el deporte que practiquen haciendo sesiones de fuerza. Los resultados se notan mucho, y todavía más cuando contamos con un asesoramiento profesional.

Fuera mitos, y a disfrutar de un ejercicio físico saludable.

*Colegiado número 55.163
www.worldtfitness.com