X
sanidad>

Tablas en la primera batalla

   
Una veintena de personas se concentraron en la entrada del Hospital Universitario de Canarias. | F. PALLERO

Una veintena de personas se concentraron en la entrada del Hospital Universitario de Canarias. | F. PALLERO

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

La huelga a la japonesa, planteada por el sindicato UGT para denunciar la falta de recursos humanos en los servicios de Urgencias de los hospitales de referencia del Archipiélago, se saldó con un “rotundo éxito” para la propia organización sindical y un “nulo seguimiento” para la Consejería de Sanidad.

Ambas partes, en cualquier caso, lograron su objetivo, ya que UGT consiguió que, al menos por un día, aumentara el personal en Urgencias en el Hospital Universitario de Canarias y el Insular de Gran Canaria, porque incluso profesionales que estaban en su día libre -la Gerencia impidió el acceso a algunos trabajadores en el hospital grancanario- se unieron a los servicios mínimos para ayudar durante esta controvertida huelga indefinida que se iniciaba ayer en ambos centros.

En la orilla opuesta, desde el Servicio Canario de la Salud (SCS) manifestaron en un comunicado de prensa que se registró un seguimiento de la convocatoria de huelga del cero por ciento. En concreto, explicaron las mismas fuentes, el turno de mañana de ambos servicios de Urgencias constaba de 75 efectivos de los grupos B, C, D, E, de los que uno estaba ausente por causa justificada y 62 estaban designados para cumplir servicios mínimos. Hay que recordar que la citada convocatoria incluía a todo el personal no facultativo, aunque los trabajadores de los grupos A y B no sanitarios tampoco podían adherirse a la protesta por no haber personal de esas categorías en los servicios afectados. El secretario general de la Federación de Servicios de UGT en las Islas, Francisco Bautista, dejó claro que “lo que intentamos es demostrar a los gestores de la sanidad canaria que están equivocados y que necesitamos más recursos humanos para prestar una atención adecuada y de calidad a todos los usuarios”.

“La jornada de movilización transcurrió con total normalidad y los servicios mínimos no sólo se cumplieron al 100%, sino que hubo compañeros que estaban librando y se incorporaron para ayudar a los que estaban de turno”, recalcó Bautista, quien recordó que “se ha optado por este tipo de huelga porque no queremos que afecte a los usuarios, sino que tengan mejor atención”. El dirigente sindical confirmó de igual modo que este jueves habrá una nueva reunión entre representantes de UGT y la propia consejera regional de Sanidad, Brígida Mendoza, donde se intentará buscar una salida al conflicto. Esta pasa, según Bautista, por el desarrollo inmediato de un Plan de Urgencias, la mejora de las infraestructuras, el aumento de las camas y modificaciones en los conciertos con las clínicas privadas.

Si estas reivindicaciones no son asumidas por la Consejería, el sindicato anunció que el viernes mismo ampliaría la huelga al Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria de Tenerife, el Doctor Negrín de Las Palmas y el de Fuerteventura.

El resto de sindicatos anuncian otras acciones
El resto de organizaciones sindicales con representación en el sector sanitario de las Islas prefirieron no entrar a valorar la huelga impulsada por UGT en los servicios de Urgencias del HUC y el Insular, aunque dejaron claro que cualquier reivindicación debería realizarse “de forma conjunta”.

Desde el Sindicato de Enfermería (Satse) explicaron que no son partidarios de medidas como la huelga, ya que pueden ser “contraproducentes”. Aun así, recordaron que desde hace semanas se están llevando a cabo asambleas informativas entre los trabajadores para conocer su opinión respecto a las acciones que se llevarán a cabo en las próximas semanas.

En la misma línea se manifestaron desde el Sindicato Médico (CESM), donde reiteraron que se están llevando a cabo contactos con asociaciones de usuarios y pacientes para tratar de hacer un “frente común”.

Una opinión que suscriben en Intersindical Canaria (IC), quienes subrayaron que continuarán llevando a cabo distintas acciones de denuncia y presión “con el objetivo de forzar a la administración sanitaria y al propio Gobierno a desarrollar medidas y acciones efectivas para mejorar las actuales carencias de las urgencias, en particular, y en general de la sanidad pública isleña”.