X
positivando>

Trázate un plan – Por José Juan Rivero*

   

Has pensado cómo en ocasiones nuestro egocentrismo nos hace sentirnos el centro del universo. Pensamos que todo el mundo gira a nuestro son, incluso que la vida sería imposible sin nosotros. Sin embargo, hemos de gestionar adecuadamente el fracaso y el éxito en nuestras vidas, debemos de incorporar a nuestra vida el concepto de vivirla, como un descubrimiento constante de potencialidades, como una orquesta que toca una sinfonía afinada. Por eso debemos de considerar vivir lo que muchos denominan fracaso o errores y yo denomino oportunidades de crecimiento. Es curioso cómo la cultura delimita nuestras oportunidades vitales, siempre que hablo de problemas, de situaciones traumáticas, pongo como ejemplo el significado de la palabra crisis. Es curioso observar cómo en las culturas orientales es vista como una dicotomía entre oportunidad y peligro. Pero además, en esos momentos es bueno creer y entender que las cosas no salen, y que ello lleva aparejado con un replanteamiento de tu situación personal, y pensar que a veces el exceso de positividad puede ponernos ante una situación que muchos denominan el optimismo cegador, es decir, poner solo en el pensamiento positivo la fuerza de tu cambio personal, obviando que solo tu trabajo, tu voluntad y tu actitud, conjuntamente con tu optimismo, nos hace trazarnos planes de crecimiento personal, meternos en procesos de construcción y cambio, que lo que hacen en nosotros es potenciar todas nuestras potencialidades dirigiéndonos hacia la experiencia del bienestar psicológico y por ende a la consecución de la meta más poderosa, ser feliz. Es importante entender este proceso personal de lucha basado en la adquisición de competencias vitales a nivel personal, desde la potenciación de las emociones positivas como la alegría y nuestra autogestión. Por esa razón debemos entender el papel que juegan el malestar y el sufrimiento en nuestra vida, todo ello pasa por la gestión de tus emociones y el potenciar en tu vida todas esas fortalezas que te propician aquellas habilidades que te enriquecen como persona. Esto no es una utopía, ni responde a un guión standard de vida, es crecer como persona logrando un mayor nivel de bienestar, sabiendo que todo depende de tu actitud y la forma en cómo afrontas y vives desde la excelencia de la oportunidad de la vivencia de lo extraordinario, para ello potencia tu gestión personal, entendiendo que cada paso en tu vida lo das bajo la conciencia del cambio como objetivo último.

*Psicólogo y miembro de la Sociedad Española de Psicología Positiva
@jriveroperez