X
SOCIEDAD >

Tres de cada cuatro canarios creen que conseguir cannabis es sencillo

   

La principal vía de entrada de hachís en el Archipiélago son las narcopateras. / DA

La principal vía de entrada de hachís en el Archipiélago son las narcopateras. / DA

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Tres de cada cuatro canarios no creen que adquirir cannabis, ya sea resina de hachís o marihuana, les resulte algún problema a pesar de que su tráfico es ilegal. Esta proporción es casi diez puntos superior a la registrada en el resto de España, una circunstancia que también se repite con otras drogas aunque nunca de manera tan elevada.

El sorprendente dato se incluye en un estudio gubernamental de tanta importancia como es la Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas en España (EDADES).

Se trata de un programa bienal de encuestas domiciliarias sobre consumo de drogas, en personas con edades comprendidas entre los 15 y los 64 años, promovida por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, en colaboración con las Comunidades Autónomas, iniciada en el año 1995 y cuyo objetivo fundamental es obtener información útil con la finalidad de diseñar y evaluar políticas dirigidas a prevenir el consumo y los problemas de drogas. Sin embargo, esta percepción de disponibilidad no está acompañada de un elevado consumo, ya que la encuesta desvela que los individuos que han consumido cannabis diariamente en el último mes representan el 2% de la población de Canarias, resultado similar al obtenido a nivel estatal. Como ocurre en todas las drogas salvo en los hipnosedantes, el consumo se ha frenado y la variación respecto a hace dos años no alcanza siquiera el punto porcentual.

De cualquier modo, el cannabis sigue un enemigo formidable para la salud de los isleños, con el agravante de que es la droga ilegal cuyo consumo comienza a una edad más temprana. Por término medio el primer consumo se produce a los 18,6 años, tanto en Canarias como a nivel nacional. La edad de inicio en el consumo de éxtasis, anfetaminas o alucinógenos en Canarias se sitúa entre los 19 y 21 años.

Por último merece la pena resaltar un dato que sorprenderá a más de uno, habida cuenta de las corrientes de opinión existentes al respecto, especialmente en los países americanos afectados por esta lacra. Para los canarios, la legalización de la droga no sólo es una solución al problema sino que además es la fórmula en la que menos confianza tienen.

Así, tan solo el 11,4% en Canarias cree que legalizar todas las drogas contribuiría a resolver el problema, porcentaje más discreto que el registrado a nivel nacional (19,6%). Por su parte, en Canarias el 32,2% confía en la legalización del hachís y la marihuana, proporción similar a la media estatal.