X
política>

El principal imputado logra quitar el caso al juez que lo investiga

   
Evaristo González, empresario y abogado imputado; y, a la derecha, el juez César Romero Pamparacuatro. | DA

Evaristo González, empresario y abogado imputado; y, a la derecha, el juez César Romero Pamparacuatro. | DA

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

El juez César Romero Pamparacuatro tendrá que abandonar la instrucción del caso Corredor, tras admitir a trámite el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) una querella que ha presentado contra él el principal imputado en esta causa, el abogado y empresario de la noche lagunera Evaristo González, quien también ha dirigido su denuncia contra la secretaria del Juzgado de Instrucción Número 1 de La Laguna, María del Pilar Granda. A partir de ahora, la causa quedará en manos de la titular del Juzgado Número 3 lagunero.

La Sala de lo Penal del TSJC, formada por los magistrados Antonio Doreste (como presidente), Carla Bellini y Margarita Varona (que será la encargada de instruir las diligencias), dictó ayer un auto en el que concluye que “en la querella se exponen unos indicios incriminatorios que se entienden suficientes a los efectos de iniciar una investigación penal, con la finalidad de averiguar y esclarecer los hechos imputados, sus autores y las circunstancias concurrentes”.

En concreto, el auto se refiere a “una serie de hechos que pudieran ser constitutivos de delitos de retardo malicioso en la administración de Justicia, infidelidad en la custodia de documentos, de encubrimiento [éste en concreto en el caso de la secretaria judicial] y de falsedad en documento público”.

El empresario querellante es uno de lo 44 imputados del caso Corredor, en una de cuyas piezas separadas está procesado también el alcalde lagunero y candidato de CC a la presidencia del Gobierno canario, Fernando Clavijo. González, que controla gran parte del negocio del Cuadrilátero, estuvo en prisión provisional por orden de Pamparacuatro, quien le atribuye una presunta trama que defraudó más de cuatro millones de euros al erario público, con “un amplio catálogo delictivo” que incluye acusaciones por robo con violencia, estafa, falsedad documental, delitos contra la Seguridad Social, contra los derechos de los trabajadores y asociación ilícita.

Además, el juez y la Fiscalía han abierto una investigación contra él al sospechar que robó del sumario el auto de 2010 que daba cobertura a la intervención policial de teléfonos, supuestamente para intentar así abrir una vía con la que anularla, como de hecho han pedido las defensas, si bien Pamparacuatro, con apoyo de la fiscal, han dado por reconstruido el sumario y validado las escuchas, resolución que los abogados de los imputados han recurrido ante la Audiencia Provincial. Aunque el hasta ahora instructor del caso Corredor tiene una juez de apoyo (se le designó tras sus quejas por la falta de medios para estas macrocausas), deberá ser sustituido por un nuevo magistrado titular. Fuentes consultadas por Europa Press creen que podrán resolverse aún las cuestiones que estén casi ultimadas, pero no ocultan que el caso se va “a dilatar más”.