X
entre nosotros >

Venezuela confusa – Por Juan Henríquez

   

He tratado de encontrar un titular que no hiera la sensibilidad de los venezolanos/as, o afines, sean de uno u otro bando. Mi desconocimiento de la realidad económica, social y cultural de la Venezuela de Maduro es absoluto, salvando, claro está, las informaciones que llegan a través de las redes sociales y medios de comunicación, que al parecer, han orquestado una trama mundial para derrocar al régimen chavista, y uno que de gilipollas lo justo, quiero pensar que la realidad venezolana tiene más que ver con lo que pasa de puerta adentro, que las presiones externas.

El otro día el Parlamento Europeo aprobó una resolución, con el respaldo de 384 votos a favor, 75 en contra y 45 abstenciones, por la que se condena la persecución política a la oposición y se liberen de inmediato a los líderes encarcelados y a los manifestantes que fueron arbitrariamente detenidos por ejercer el derecho a la libertad de expresión. Al parecer la Venezuela de Maduro, que goza del respaldo popular libre y democrático, anda receloso del poder que ostenta, y se rodea de fantasmas que le acosan cada día en una permanente intentona de golpe de estado, de ahí que bajo el signo de la sospecha se quitan de arriba todo lo que le haga sombra.

A la vista de los acontecimientos que se suceden en la política venezolana, unido a la escasez de alimentos básicos, en la que la mayor parte de la población está pasando serias dificultades de nutrición, así cómo productos farmacéuticos para atender enfermedades comunes, la situación exige de una ampliada respuesta de la ayuda humanitaria internacional; el pueblo venezolano no tiene por qué pagar las desavenencias políticas, militares y civiles.

Un servidor no se andará por las ramas y, de manera abierta y sin ambigüedades, condeno toda acción que impida la libertad de expresión y el derecho de manifestación, y por lo tanto respaldo la condena del Parlamento Europeo a los métodos antidemocráticos de la Venezuela de Maduro. ¡Condena, sin reservas!