ECONOMÍA >

180 euros anuales en comisiones

En los últimos años, las comisiones bancarias han crecido el 20%, según denuncia Ausbanc. / EP
En los últimos años, las comisiones bancarias han crecido el 20%, según denuncia Ausbanc. / EP

M. FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

Las comisiones bancarias han experimentado en los últimos tiempos un notable crecimiento, no sólo en lo que a su importe se refiere, sino también en su aplicación a nuevas operaciones, como por ejemplo a los ingresos en efectivo.

La Asociación de Usuarios de la Banca (Ausbanc) denuncia en un informe que en los últimos años las comisiones bancarias se han incrementado en un 20%, siendo los españoles los segundos clientes bancarios que más comisiones pagan, con una media cercana a los 180 euros anuales, muy por encima de la media europea, que se encuentra en 111 euros. Para Ausbanc el problema está en una deficiente regulación legal que deja sin protección al usuario final.

Según los últimos datos publicados por el INE en relación con los efectos de comercio impagados, en noviembre de 2014 vencieron un total de 7.052.607 efectos (un 0,6% menos que en noviembre de 2013) por un importe de 12.185 millones de euros (un 5,9% menos que el registrado el mismo mes del año 2013). Esta tendencia a la baja también se mantiene en cuanto a los efectos devueltos por impago, cuyo importe asciende a 240 millones de euros, lo que supone que el porcentaje de efectos de comercio impagados sobre vencidos es del 2%, dos décimas menos que el mes anterior. Por su parte, el importe medio de estos efectos impagados es de 1.198 euros, un 12,5% inferior al registrado en noviembre de 2013.

Teniendo en cuenta que la comisión de devolución de efectos se ha mantenido en torno al 4% o 4,5% del nominal devuelto, nos encontramos con que sólo en noviembre de 2014 las entidades han obtenido en concepto de comisión de devolución de efectos más de 9,6 millones de euros. “Una cifra importante, teniendo en cuenta, además, que existen infinidad de casos en los que esta comisión de devolución de efectos ha sido declarada ilegal por los tribunales de justicia”.

Es el caso de una sentencia del Juzgado 1ª Instancia Número 3 de Badajoz contra Caja Rural de Extremadura, que condena a la entidad a devolver 16.795 euros por el cobro de comisiones de devolución de efectos. Por ello, desde Ausbanc se da una serie de consejos para evitar estos “abusos”. En este sentido, recomiendan revisar periódicamente los extractos del banco “para asegurarse de que los cargos que se producen en su cuenta corriente se corresponden con las gestiones que han sido encomendadas a su entidad bancaria en virtud del contrato firmado”. “En caso de constatar que se ha cobrado la comisión de devolución de efectos, ponga en conocimiento de la entidad por escrito su disconformidad con el cargo realizado en concepto de la citada comisión, exigiendo su reintegro”. En caso de desconocer el origen de un cargo que haya sido aplicado a su cuenta corriente, “siempre es necesario pedir explicaciones en su sucursal”, señalan.

La caída histórica del euro, una trampa para quienes tienen hipoteca multidivisa

M. F. | Santa Cruz de Tenerife

Los créditos hipotecarios, conocidos como multidivisa, son préstamos hipotecarios en los que la deuda se denomina en una divisa distinta a la local, en este caso el euro. Al instrumentalizar una hipoteca en divisa, el banco entrega una cantidad de divisas, las más habituales son los yenes, los francos suizos o los dólares, que el cliente convierte a euros para adquirir la vivienda. Durante el tiempo de vigencia de la hipoteca, el cliente deberá amortizar el préstamo en la divisa correspondiente, así como pagar los intereses que estén en vigor en dichas monedas en cada momento. El efecto realmente perverso para el cliente es la fluctuación de las divisas, ya que el contravalor de éstas sube o baja según los mercados. Durante los años de fortaleza del euro (2005 a 2008), los comerciales de la banca ofrecieron a sus clientes la posibilidad de contratar sus hipotecas en otra moneda distinta al euro, ya que en aquel momento salía muy rentable, sobre todo en yenes. Según el Banco de España, el saldo vivo de este tipo de hipotecas es de 14.840 millones de euros. Según cálculos de Ausbanc, más de 65.000 clientes optaron por este producto. Un ejemplo: un importe de 225.000 euros que se hubiera financiado en yenes en 2007, a 20 años, tendría ahora un valor de la deuda equivalente a 186.000 euros, 53.000 euros más que si se hubiera hecho en euros.