POLÍTICA >

El 4 del PSOE al Parlamento será el edil de Guía de Isora Héctor Gómez

Reunión de la ejecutiva federal del PSOE, en una imagen de archivo. / DA
Reunión de la ejecutiva federal del PSOE, en una imagen de archivo. / DA
DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Con la lengua fuera, porque hoy se abre el registro de las candidaturas a las elecciones locales y autonómicas del 24 de mayo, el PSOE completó anoche sus listas de Canarias. A Manuel Fumero lo sustituye Héctor José Gómez Hernández como número cuarto al Parlamento por Tenerife. En la persona del vigente segundo teniente de alcalde de Guía de Isora se dan las dos condiciones: una escrita (varón, en virtud de la fórmula cremallera) y otra de facto (la cuota sureña). Para el Cabildo se ha aceptado la propuesta de consenso que presentó el candidato a la presidencia, Aurelio Abreu, tras el pulso que mantuvo con el ahora dimisionario secretario insular del partido.

De este envite no ha salido mal parado el municipio de Guía de Isora. El alcalde, el exdiputado Pedro Martín, deja más o menos bien situados a dos de sus puntales políticos en las casas consistoriales: aparte del mencionado Héctor Gómez, la primera teniente de alcalde, Josefa María Mesa Mora, va de segunda a la corporación insular. Ella es concejal delegada de Cultura y Participación Ciudadana, y él se ocupa de Empleo, Desarrollo Local, Turismo y Sector Primario. Por lo que cuentan las fuentes consultas por este periódico, la negociación se parecía más a una velada de lucha canaria que a un cumpleaños. No está el patio para celebraciones. Pero pocos reprocharán a Aurelio Abreu que lance confetis después de tanta tensión acumulada. En ese tira y afloja, el actual vicepresidente primero del Cabildo mandó a por tabaco a José Luis Delgado, el ahijado de Fumero, y rescató a José Antonio Valbuena, vicepresidente cuarto y responsable de los bomberos. Por el humo se sabe dónde está el fuego.

Otro asunto pendiente, para el que habría que avisar a la ONU, es el de la gestora del PSOE tinerfeño para cubrir la vacante de Fumero, que se flageló con los flequillos del código ético en previsión de que lo sienten en el banquillo de los acusados por los presuntos delitos de prevaricación y usurpación. El secretario de Organización regional, Julio Cruz, le agradeció el gesto y lo puso como ejemplo ante los ojos de otros que se encuentran bajo la espada de la Justicia.

La dirección del PSOE ha decidido andar con pies de plomo para no meter la pata. Tiempo habrá de seguir especulando.