deportes >

Cámara: “Nos estamos acostumbrando a no perder y eso es positivo”

 Raúl Cámara. | S. M.
Raúl Cámara. | S. M.

ÓSCAR HERRERA | Santa Cruz de Tenerife

Raúl Miguel Cámara es, a sus 31 años, el prototipo de futbolista que todo entrenador quiere en su equipo. Salido de la cantera del Atlético de Madrid y tras pasar por el Sporting de Gijón, Recreativo de Huelva y Xérez, aterriza en el CD Tenerife, donde hoy es uno de los favoritos de la hinchada blanquiazul por su entrega, pundonor y regularidad. “La gente de Tenerife es muy agradecida con el futbolista que lo da todo en cada partido”, dice el madrileño, para quien ser generoso en el esfuerzo “debe ir en el ADN de cada profesional”. Con contrato recién ampliado hasta junio de 2017, posiblemente Cámara disfrute ahora en Tenerife de su momento futbolístico de mayor madurez.

-Le imagino todavía frustrado por cómo se le escaparon al equipo dos puntos ante el Zaragoza, después de tenerlo contra las cuerdas en buena parte del mismo.

“La verdad es que siempre que no se gana en casa, el equipo se debe ir descontento, y más tal y como se dio el partido, porque entramos bien al campo, poniéndonos por delante y con alguna situación más como para haber podido matar el partido. Pero el jugar ante rivales de tanta entidad hace que si al final no pierdes el partido te des cuenta que todos nos estamos jugando mucho y es importante sumar aunque queríamos ganar”.

-El equipo sigue demostrando que está compitiendo muy bien. ¿Compensa no ganar partidos como este, pero saber que se está en la senda correcta para
lograr salir definitivamente de la zona de riesgo?

“Pienso que sí compensa. Al final te quedas con un sabor agridulce siempre que no ganas y lo mereces, pero sabiendo que si competimos al cien por cien habrá muchas opciones de quedarnos con los tres puntos. Pero también tenemos que quedarnos con la parte positiva de todo esto, y es que llevamos ya ocho semanas sin perder y eso en una categoría como esta es muy difícil. Además, es más complicado cuando estamos creciendo viniendo de una situación compleja y delicada, pasando por la destitución de un entrenador, que siempre es traumático para un vestuario. Cuando el equipo venía acostumbrado a perder, ahora lo estamos haciendo a no hacerlo, a ser sólidos y a estar ahora más cerca de las victorias que de las derrotas”.

-Vamos, que hay que seguir en la misma línea de este tramo de competición para escalar posiciones.

“De eso se trata. Al final, más tarde o más pronto llegará la derrota, e intentaremos que sea lo más tarde posible. Estamos viendo cómo a todos los equipos les está costando ganar porque cada vez queda menos y todos nos estamos jugando nuestros objetivos y eso es algo muy serio tal y como está el fútbol ahora, porque cumplir o no el objetivo puede repercutir incluso en la existencia de un club. A partir de ahora va a costar mucho sudor, sangre, lagrimas arrancar cada punto”.

-Lo que traducido al lenguaje futbolístico es que todavía puede pasar de todo en estos 10 partidos finales…

“Sin duda. Miramos la tabla y vemos cómo no hay ningún equipo que por abajo esté descolgado y por arriba la cosa está muy emocionante. Nos esperan unas jornadas apasionantes y no aptas para cardiacos. En lo que respecta a nosotros, ojalá sigamos en esta línea competitiva de puntuar con regularidad y ser fuertes para lograr el objetivo lo antes posible”.

-Y en el caso del CD Tenerife, con 38 puntos y seis de colchón con los que están en descenso, como para no relajarse y estar confiados de ninguna manera todavía…

“Por supuesto. El equipo es muy consciente de eso. Venimos de una situación muy difícil y estos ocho partidos sin perder nos ha servido para sacar un poco la cabeza de ahí. Pero fíjate que después de empatar en casa si llegamos a perder ahora en Vitoria ya nos empezaremos a poner nerviosos otra vez. Repito que hay mucha igualdad y el equipo ahora no puede dormirse. Pero al mismo tiempo estamos tranquilos, porque estamos trasmitiendo buenas sensaciones y estamos demostrando ser un conjunto duro y complicado de batir para los rivales. Ojalá el sábado en Vitoria, ante un equipo que viene enrachado y en buena dinámica, lo hagamos y consigamos por fin esa tan ansiada victoria fuera de casa”

-El Alavés no parece de los peores rivales…

“Pero lo vienen haciendo muy bien y están en un gran momento. Son un equipo muy duro y en rachas así los equipos se sueltan. Además, Mendizorroza es un campo que aprieta mucho y después de ganar en Alcorcón se pueden plantear pelear por algo más si logran ganarnos. Deberemos salir al partido a igualar todo eso para tener nuestras opciones de ganar, algo de lo que hemos estado más cerca que nunca en los últimos cinco partidos fuera de casa”.

-Y se rompió la media inglesa, demostrando que no siempre se iba a empatar fuera y ganar en casa.

“El factor campo es importante, pero también ganar en casa cuesta más de lo que parece; pero ya sea de local o como de visitante los puntos van a estar cada vez más caros y va a costar mucho ganar. Nosotros tenemos que seguir a lo nuestro y mantener esta racha lo más posible”.

-Dos meses y medio después de estar al borde del abismo, el equipo ha logrado recuperarse. ¿Motivos?

“Somos un grupo fuerte. El año pasado ya salvamos una situación complicada también y ahora la base de la plantilla es prácticamente la misma. Este grupo de jugadores si en algo se han caracterizado es en ser obreros, ser honestos y pase lo que pase no dejar de pelear. Yo creo en eso y cuando estás en una situación complicada el tener un buen vestuario es fundamental”.

-Y a nivel individual, con esa recién firmada ampliación de contrato, ¿hay Raúl Cámara para rato en el CD Tenerife?

“Estoy contento. Soy un jugador que depende mucho del estado físico y este año he tenido continuidad y no he tenido lesiones. A mí me gusta mucho entrenar y afronto cada semana como si fuera la última. Estoy muy contento aquí y ojalá pueda dar mucho rendimiento al Tenerife en estos dos años próximos”.

-Supongo que detecta que se le valora mucho.

“No sería sincero si digo que no me siento valorado. Me siento querido y es verdad que cuando juegas no te das cuenta de ello porque estás más pendiente del partido. Pero cuando vas por la calle ves lo agradecida que es aquí la afición, aunque yo solo hago mi trabajo e intento explotar mis virtudes. Pero al final eso es lo mínimo que se le puede pedir a un jugador, que pelee y que sude la camiseta”.