santa cruz>

La capital cambia la ayuda de alimentos por un sistema de bonos

En el actual sistema de reparto priman los productos no perecederos frente a la necesidad de frutas y verduras demandadas por los usuarios. | S. M.
En el actual sistema de reparto priman los productos no perecederos frente a la necesidad de frutas y verduras demandadas por los usuarios. | S. M.

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

El Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) de Santa Cruz de Tenerife ya trabaja en la elaboración del nuevo sistema para la entrega de la Prestación Económica de Asistencia Social (PEAS) de alimentos en la capital. El modelo propuesto es el de bonos de alimentos que las familias podrán canjear en el establecimiento o establecimientos que desde el Ayuntamiento se establezcan. Hasta el momento, las familias que solicitan esta prestación reciben mensualmente una cesta con unos productos determinados, cuyo número y composición se determina en función de las personas que conforman la unidad familiar y de la tipología de las mismas. Este sistema presenta el hándicap de que carece de alimentos perecederos, principal queja de los usuarios que reciben estos lotes de productos (el año pasado se entregaron 7.000 ayudas y supuso un coste de 700.000 euros).

Esta falta de acceso a productos como fruta y verdura, por un lado, y a que con el sistema de bonos se permitirá agilizar la tramitación de este tipo de ayuda básica, son los principales motivos por los que el IMAS trabaja ya en la forma de implementar el nuevo sistema de reparto de alimentos. De esta forma, los usuarios serán los que distribuyan el tipo de alimentos que van a consumir, aumentando aquellos de mayor necesidad para ellos como por ejemplo frutas y verduras frente a otros menos perecederos. Se restringirá cualquier producto que no sea considerado de primera necesidad, como puede ser el alcohol, el tabaco o cualquier tipo de golosina. “Es una forma de solucionar las demandas de los usuarios y de agilizar la gestión de esta ayuda”, explicó la concejal de Asuntos Sociales, la socialista Alicia Álvarez. “Queremos que el nuevo convenio vea la luz ya en el mes de abril y lo que ahora estamos decidiendo es en qué entidades se podrá retirar los alimentos y cómo dar traslado a esta fórmula de bonos, administrativamente hablando”, añadió la edil.

En la actualidad es el Corte Inglés el que, mensualmente, entrega a domicilio las cestas con los lotes de productos previamente seleccionados por el IMAS (hay siete distintos), entregas cuyo valor oscila entre los 80 euros y los más de 120, dependiendo del tamaño de la familia y de si hay niños o mayores en la unidad.

Álvarez aclara que “mantendremos las dos fórmulas durante un tiempo hasta que el nuevo sistema gane en rodaje”, mientras que, por otra parte, reconoce que “habrá familias a las que tendremos que seguir entregando la cesta de productos cerrada porque su situación aún no les permite gestionar por sí solos la compra de alimentos”.

Defiende Álvarez que esta nueva fórmula también permite que las familias ganen en autonomía al gestionar ellas mismas sus propias necesidades alimenticias. “Desde el IMAS esta fórmula de implantar bonos lleva aparejado un sistema de formación que, por otra parte, ya llevamos tiempo trabajando en los talleres que se imparten en las Unidades de Trabajo Social (UTS)”, recordó la edil.

En los talleres a los que hace referencia Álvarez se enseña a los usuarios a cómo hacer la compra, a adquirir hábitos alimenticios saludables o a elaborar dietas nutricionalmente equilibradas. “Este sistema empodera a las personas y les permite ser más autónomas”, argumenta la concejal responsable del IMAS.

Crecimiento
La solicitud de la ayuda de alimentos ha ido en aumento desde que estallara la crisis, tanto que, desde 2011 y hasta 2013, los propios datos del IMAS reflejan cómo estas PEAS han crecido el 240%. Sólo en 2013 se entregaron 8.039 ayudas de alimentos. El año pasado, con la entrega de 7.000 ayudas, se redujo el número, algo que, defienden desde el Ayuntamiento, aunque sea muy ligeramente, muestra un cambio de tendencia.

Apoyo del Banco Teide
El sistema de ayuda alimentaria que rige en la capital se desarrolla alrededor tanto de las PEAS que gestiona el IMAS como de la colaboración que mantiene la capital con el Banco de Alimentos Teide. Si una familia recibe un mes la compra del Ayuntamiento, al otro se la deriva a una asociación colaboradora del Banco de Alimentos para que obtenga la ayuda de alimentos. De esta forma se consigue cubrir todo el año las necesidades de las familias. El año pasado, el IMAS renovó el convenio que mantiene con la entidad aportando 200.000 euros. El Banco de Alimentos presta ayuda a los vecinos de la capital a través de las 149 asociaciones con las que colabora. En 2013, en la provincia, el Banco Teide atendió a 35.345 personas, 13.331 de la capital, lo que supone el el 37% de toda la actividad provincial.