sociedad>

La cifra de menores inmigrantes acogidos, la más baja de la historia

Los centros para menores inmigrantes llegaron a estar saturados. | DA
Los centros para menores inmigrantes llegaron a estar saturados. | DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

Pese a que el Océano Atlántico sigue tragándose vidas, las macabras cifras que siempre han servido de termómetro para analizar el fenómeno de la inmigración irregular que llega a Canarias por vía marítima parecen dar la razón a aquellos que apostaron en su día por el mayor control fronterizo y la represión policial. De hecho, el porcentaje de llegadas de cayucos y pateras al Archipiélago se ha reducido más de un 80% en el último lustro, siendo especialmente significativo el tema de los menores extranjeros no acompañados.

En esta materia, en la que durante años Canarias fue líder en lo que se refiere a niños inmigrantes tutelados, la actual situación poco o nada tiene que ver con la que situó a las Islas en el epicentro del debate político entre 2006 y 2009, cuando el Archipiélago llegó a acoger más de un millar de menores africanos. Actualmente, según datos aportados a este periódico por la Consejería regional de Políticas Sociales, hasta el pasado 31 de diciembre la Dirección General del Menor tutelaba a 58 jóvenes, la cifra más baja desde que se pusieron en marcha los recursos de protección en el año 2003.

Del total de menores acogidos, cinco se encuentran en pisos gestionados por ONG de la Península (en Murcia, Cáceres y Burgos), mientras que el resto permanecen en recursos de los cabildos insulares (23 en Gran Canaria, 16 en Tenerife, 11 en Lanzarote y 3 en la isla de La Palma).

El motivo principal de esta reducción del número de menores inmigrantes tutelados está, sin duda, en la drástica disminución de las llegadas de embarcaciones clandestinas a las Islas. Así, en 2014 apenas arribaron al Archipiélago por vía marítima 12 jóvenes, lo que también supuso la cifra más baja de la que hay constancia. Un dígito que nada tiene que ver con el que se registró, por ejemplo, en septiembre de 2009, cuando Canarias llegó a tutelar a 1.404 menores extranjeros no acompañados, lo que obligó a la Consejería de Políticas Sociales a habilitar instalaciones de emergencia en todas las islas. Además, dada la saturación que se vivía en muchos de los centros -donde llegaron a convivir chicos de más de una docena de nacionalidades-, se suscribieron acuerdos con organizaciones humanitarias de otras comunidades autónomas, a fin de ofrecer unas mínimas garantías asistenciales a todos esos adolescentes africanos.

Ni convenios específicos ni distinciones entre niños
Según explicó recientemente en sede parlamentaria la consejera de Políticas Sociales del Gobierno autonómico, Inés Rojas, ya no se diferencia entre menores inmigrantes y nacionales. “Afortunadamente, hemos podido encauzar hacia la red normalizada de atención a la infancia a todos esos niños extranjeros, algo que era imposible cuando se producían aquellas llegadas masivas de cayucos y pateras”, recalcó Rojas.
La consejera incluso aseguró que, dada la significativa reducción de las llegadas de menores, se eliminarán los convenios específicos que el Ejecutivo suscribió con los cabildos insulares, “porque todos van a estar en la red normalizada de Canarias, en pequeños hogares de 7 u 8 niños, lo que nos permitirá avanzar mucho más en la atención y en el proyecto de acogimiento familiar”. Para Inés Rojas, “los menores inmigrantes están plenamente integrados en el sistema de atención a la infancia, y ya no haremos más distinciones”.