SUCESOS >

Condenado a dos años de prisión un joven por abusar sexualmente de su primo de 8 años en Telde

EUROPA PRESS | Las Palmas de Gran Canaria

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a un total de dos años de prisión a N.J.D.D. como autor de un delito de abusos sexuales en 2011 a su primo de ocho años -nacido en 2003- en el municipio de Telde (Gran Canaria).

Asimismo, la Sala impone la medida de libertad vigilada, a ejecutar tras la pena privativa de libertad, por plazo de cinco años.

Se ha considerado como hechos probados que el 8 de julio de 2011, el acusado -quien había cumplido 18 años tres meses antes y durante su adolescencia había sido diagnosticado de retraso madurativo que, aunque no anulaba su capacidad para conocer lo que estaba haciendo, así como su ilicitud, sí que provocaba que su madurez no alcanzase la de una persona de 18 años- se encontraba junto al menor, que entonces tenía ocho años, en una vivienda de veraneo de Telde.

De esta manera, ambos estaba jugando a la PlayStation cuando, en un momento dado, N.J.D.D., con la finalidad de satisfacer sus deseos sexuales, abusó del menor y realizó tocamientos.


Condenan a un hombre a dos años de prisión por abusar de una niña de 9 años

EUROPA PRESS | Las Palmas de Gran Canaria

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a dos años de prisión a un hombre que responde a las iniciales de C.M.B.H. como autor de un delito consumado de abusos sexuales a una niña de 9 años de edad.

Asimismo, se le prohíbe acercarse a menos de un radio de 500 metros y a comunicarse con su víctima durante siete años. Además, deberá indemnizar a la víctima con 3.000 euros.

La condena se falla después de probar que sobre las 12.25 horas del 30 de mayo de 2013, C.M.B.H., mayor de edad y sin antecedentes penales, acudió a un bar de Telde donde se encontraba M.A. con su hija, de nueve años.

Posteriormente, aprovechándose C.M.B.H. de la confianza que en él tenía M.A., ya que era padrino de su hijo menor, se llevó a la niña a su casa asegurándole al padre que allí se encontraba el resto de la familia, según recoge la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

Sin embargo, C.M.B.H., una vez en su casa, y a fin de satisfacer sus deseos sexuales, tumbó a la niña en una cama y comenzó a tocarle sus parte íntimas. Posteriormente, le bajó el pantalón a la menor y continuó con los tocamientos.

Finalmente cuando el acusado fue a buscar 50 euros, que ofreció a la niña para que se dejara tocar y evitar que contara lo ocurrido, la menor escapó y se lo contó a su padre.