SANTA CRUZ >

Corrales se querella contra Bermúdez por el Parque Marítimo

Los negocios en la zona de piscinas son el foco de la investigación. / F.P.
Los negocios en la zona de piscinas son el foco de la investigación. / F.P.
DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

José Manuel Corrales, concejal de XTF en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, se ha dirigido al Juzgado de Instrucción Número 3 de Santa Cruz para presentar una querella criminal contra el alcalde de la capital, José Manuel Bermúdez, por un presunto delito de malversación de caudales públicos, presunto delito de prevaricación y presunto delito societario. Todo ello en relación con el caso que ya investiga el citado juzgado y que tiene que ver con el Parque Marítimo de Santa Cruz, en el que el actual concejal de Hacienda, Alberto Bernabé, y el que fuera secretario del consejo de administración de la entidad, Pedro Doblado, han sido citados como imputados y contra los que también dirige su querella José Manuel Corrales.

Los hechos tienen que ver con la denuncia pública que el que fuera gerente del Parque Marítimo hasta el año pasado, Augusto Sabina, hizo tras su cese como tal. En ese momento Sabina denunció una serie de irregularidades que tienen que ver con la concesión de los locales comerciales del interior del complejo de piscinas. Tras las palabras de Sabina, Antonio Espinosa y Felipe Campos formularon denuncia en contra del entonces presidente de la entidad pública, Alberto Bernabé, y el que fuera responsable en la práctica de la gerencia del Parque, Pedro Doblado, al que sustituyó Augusto Sabina. Denuncias sobre las que ahora practica diligencia el juzgado.

La petición de Corrales para que el alcalde figure como imputado en esta causa se basa, asegura el escrito de la querella, en que, desde el nombramiento de Sabina como gerente de la empresa pública Parque Marítimo, este puso en conocimiento del máximo responsable de la entidad, José Manuel Bermúdez, la situación de “manifiesta ilegalidad” en la que se encontraba la explotación de los negocios de la zona de piscinas llevada a cabo por la entidad Chispas Ocio, S.L.

Tres años sin contrato
La denuncia del exgerente del Parque Marítimo tiene que ver con la contratación efectuada al margen de las normas de licitación pública, así como respecto a la reclamación de los beneficios que, indebidamente, ha obtenido la empresa privada en los tres años de “ilegalidad” en los que gestionó los bares y cafetería sin concurso público (desde 2011 hasta 2013). Hace dos años se sacó a concurso la explotación de los locales, procedimiento que fue adjudicado a Chispas Ocio.

El escrito de la querella basa su argumentación en que, a pesar de que se conocía esta “ilegalidad”, ni Bermúdez ni el consejo de administración hicieron nada por depurar responsabilidades ni por reclamar las rentas adeudadas a las que estaba obligada la empresa desde que se formalizó el contrato en 2013. El segundo de los hechos denunciados tiene que ver con otra entidad, Santa Cruz Park S.L., arrendataria del edificio conocido como La Cascada y al que accedió en 2011 mediante concurso público.

La citada entidad traspasó sus acciones en 2012 a un nuevo socio con la autorización condicionada del consejo de administración de que se pusiera al día en las deudas que mantenía la entidad con el Parque Marítimo.

Según denuncia Corrales, el nuevo socio no solo no actualizó las deudas sino que desde el Ayuntamiento, con el alcalde a la cabeza, no se hizo nada para percibirlas ni para resolver la autorización condicionada que se había dado.