la victoria>

Correa defiende su “intachable” expediente político de 32 años

G. GULESSERIAN | La Victoria de Acentejo

Las presiones de Ferraz pudieron más que el deseo de Manuel Correa y el apoyo de sus compañeros para presentarse nuevamente como candidato del PSOE a la Alcaldía de La Victoria de Acentejo. Unas presiones que califica de injustas, ya que asegura que su expediente en política durante 32 años ha sido “intachable” y en los últimos días le ha tocado vivir “un momento desagradable porque afecta a la honorabilidad” que lo ha marcado todos estos años y considera que “no se lo merece”.

El exalcalde se encuentra en espera de juicio oral por un supuesto delito continuado de prevaricación urbanística. Correa anunció el sábado por la noche a la agrupación local socialista que no se presentaría como candidato en las que serían sus novenas elecciones tras la advertencia de la Dirección Federal del partido de retirar la candidatura completa y dejar a los vecinos del municipio sin opción de votar al PSOE si él no daba un paso a un lado. “No me imaginé que ello pudiera pasar y por eso renuncié”, declaró ayer en el programa Despierta Tenerife, de Teide Radio.

En ese contexto, confesó que “habían sido muchas las presiones que había sufrido en los últimos días”, pese a que tres meses atrás comunicó su situación “por si acaso le pudieran sacar algún fleco en mi expediente”. Aseguró que no tenía intención de concurrir otra vez a los comicios, pero todos sus compañeros le pidieron que continuara y, por lo tanto, emitió los informes a los órganos correspondientes. “Lo particular de este asunto es que el comité insular y el regional me autorizaron a presentarme”, subrayó el exmandatario socialista. Respecto al código ético de su partido, que prohíbe que los candidatos que están siendo investigados puedan ser cabeza de lista, sostuvo que en su caso “es un asunto de tipo estrictamente administrativo” en el que lo único que hizo hace cinco años fue “firmar un expediente que tramitó un funcionario con todos los parabienes, pero que no ha obrado en contra de la ley ni ha tomado una decisión fuera de lugar. También lo hubiesen hecho Felipe González y Pedro Sánchez”, añadió. Según Correa, el código ético se refiere a delitos graves, ligados a la corrupción, violencia de género, integridad moral, tortura o acoso y ninguno de estos ha sido cometido por su persona.

“Lo particular de este asunto es que el comité insular y el regional me autorizaron”

Consultado con respecto a si la Federal del PSOE tiene una vara de medir diferente para cada candidato, respondió: “Puede ser, y no solo en Tenerife sino en toda España”, aunque prefirió no entrar en este asunto.

Un “ataque ético”
Correa recalcó que sus compañeros le han mostrado su solidaridad porque su caso “es una injusticia absoluta y un ataque ético”. Recordó que llegó a ser candidato no por casualidad sino porque se ha seguido un procedimiento y previamente se puso en conocimiento de la Federal y este órgano delegó las competencias en el comité insular. “Por eso no vale esa vuelta atrás. Creo que se ha obrado muy mal”, insistió.

“Se podría haber hecho antes, sin necesidad de pasar por esto ahora, a un mes de las elecciones. Muchas veces la fiscalía actúa por indicios y no habla con la parte afectada, como ocurrió en este caso”, manifestó.

Por último, dejó claro que su sucesor, Juan Antonio García Abreu, no solo es un candidato de gran valía, con el que el PSOE espera ganar las elecciones, sino que de los partidos políticos que tienen representación en el Ayuntamiento es el único que no está siendo investigado, ya que los cabezas de lista de CC y PP, Haroldo Martín y Fermín Correa, respectivamente, lo están por presuntas contrataciones irregulares en el Ayuntamiento.