GRANADILLA >

Una década caminando juntos

El sendero que va desde el casco de Vilaflor hasta la cueva del Hermano Pedro tiene un recorrido de 19 kilómetros. / DA
El sendero que va desde el casco de Vilaflor hasta la cueva del Hermano Pedro tiene un recorrido de 19 kilómetros. / DA
JOSÉ L. CONDE | Granadilla

El Camino del Hermano Pedro, cuyo plazo de inscripción acaba este viernes, 10 de abril, ya tiene prácticamente ultimado todos los detalles para su celebración el 18 de abril, fecha emblemática pues se cumple una década desde que se inició este proyecto que aúna la memoria colectiva, los valores naturales, culturales, patrimoniales y religiosos.

La organización de esta ruta recomienda la inscripción, que conlleva un seguro por si se produce algún tipo de accidente, según ha manifestado a este periódico José Juan Cano, del comité organizador. Ha pasado una década desde los inicios y cada año ha ido sumando un mayor número de personas que quieren participar de este proyecto que no es solo religioso sino que se extiende a otros aspectos culturales, patrimoniales y paisajísticos.

En total hay seis rutas diseñadas, de las cuales se puede recibir información en el teléfono 922 759 900 y en www.granadilladeabona.es y www.vilaflordechasna.es. La organización insiste en la necesidad de la inscripción previa, además de por el seguro, por las ventajas que ofrece como guaguas o taxis compartidos y propuesta de los hoteles radicados en la comarca, añade Cano. La ruta principal es la que sale desde el casco de Vilaflor, sobre las siete de la mañana, y de ahí parte hacia la cuevita, a la que está previsto llegar sobre las 12.30 horas del mediodía. Se trata de 19 kilómetros que recuerdan la rutas que el Hermano Pedro, primer santo de Canarias, como los demás cabreros de la época que le tocó vivir, tuvo que recorrer para trasladarse con su rebaño hace ya más de 350 años.

A lo largo de este corredor ambiental, señala Cano, que comienza a 1.500 metros de altura sobre el nivel del mar, se muestran al caminante elementos del patrimonio natural y cultural como bancales, nateros y huertos de frutales. Además está la presencia de una flora singular con matorral de cumbre, pinar, tabaibal-cardonal y matorral de costa. A la vez hay una fauna de gran interés que puede observarse a lo largo del recorrido.

Otros caminos para realizar esta ruta representativa también de la trashumancia parten desde Granadilla casco o del Charco del Pino, que se recorre en un tiempo aproximado de 3,5 horas.

Más itinerarios
El casco de San Miguel de Abona, catalogado como Bien de Interés Cultural, al igual que los de Vilaflor y Granadilla, es también punto de inicio, y novedad este año al sumarse como punto de partida de la ruta, que hará escala en Charco del Pino.

El tiempo aproximado previsto es de 3,5 horas. Los otros dos caminos restantes se inician en la ermita de San Isidro, de dos horas de duración, y en la plaza del núcleo turístico de El Médano, de una hora.

La organización, en la que colaboran los cinco ayuntamientos de la comarca, el Obispado y Protección Civil, entre otros, incluye ese año la novedad de colectivos como la Federación de Asociaciones de Sordos de las Islas Canarias (Fasican) y la Asociación de Personas Sordas de Tenerife (Asonorte), así como Montaña para Todos.

Un factor de desarrollo

La puesta en valor del Camino de Chasna, el del Hermano Pedro o el Real del Sur, verdaderas cicatrices y brechas en la piel del territorio, podrían suponer un activo socioeconómico para toda la comarca, afirma José Juan Cano. Para ello deberían implicarse las autoridades locales, los empresarios, las administraciones y, sobre todo, la población local, que deben revalorizarlos y conservarlos para transformar este ingente patrimonio en un producto turístico. Para ello ya se han llevado a cabo trabajos de recuperación de estos caminos, generando actividad económica con puestos de trabajo para su mantenimiento, rehabilitación e interpretación, cursos de formación, escuelas-taller, y establecido varias rutas guiadas, bien a través del trazado original o ramales, que han congregado más de 10.000 caminantes en toda una década.