a veces soy humano>

Felicidades, estás contratada – Por Félix Hernández

En tiempos de una recuperación económica de la que alardea la caverna mediática y todos aquellos que se desayunan con números, cifras y encuestas, pero son incapaces de enfrentarse a la mirada de la gente normal en la calle, la realidad en ocasiones nos ofrece minúsculas alegrías. Como avezado observador transito por las calles fijándome en las personas, en sus caras, prisas, resignaciones y esperanzas. Precisamente, hace unos días fui testigo de uno de esos momentos que luego se transforman en estadísticas sobre población activa.

Una joven avanzaba, en descenso, por una escalera mecánica de un centro comercial. Mirada perdida, movimiento nervioso de los dedos, manos desplazando su flequillo violeta de derecha a izquierda e impaciencia descontrolada. Mientras arribamos al pie del artilugio metálico, otro joven, barbado y con un sobresaliente pendiente ovalado, le esperaba embutido en una camiseta negra en la que destacaba, en letras blancas, la palabra “encargado”. Se miraron y de pronto el varón anunció: “Felicidades, estás contratada”.

Ese diálogo, esa noticia fue acogida con inusual alegría por la joven. Luego, ya juntos le ofrecieron todos los datos. Detrás del alborozo inicial anidaba un contrato a tiempo parcial, cuatro horas al día, siete días a la semana, “aunque habrá jornadas en las que tendrás que quedarte un poco más”. Las labores a desempeñar en el puesto como dependienta eran “un rato por la mañana y otro por la tarde”: tratar con los clientes; colaborar en los cambios de estilismo de escaparates; estar presente en todos los inventarios; recibir la mercancía que traerán los proveedores; reordenar la tienda y modificar etiquetado de precios en los distintos períodos de rebajas o salto de temporada… Me pudo la curiosidad y modifiqué mi itinerario para mantenerme a una distancia de escucha adecuada y disimulada.

Finalmente logré mi objetivo, conocer el salario. El sueldo era producto de la aplicación de una fórmula que tenía como variables: la edad de la joven, el número de horas semanales estipuladas, hagan el cálculo, y los festivos que trabajara la chica. Asómbrense, cobrará 560 euros al mes, “aunque podría incrementarse según algunas circunstancias”, explicó el encargado. Saquen ustedes las conclusiones.

@felixdiazhdez