SANTA CRUZ DE TENERIFE >

El futuro del litoral en la capital tinerfeña pasa por siete zonas de baño

playa5 playa4 playa3 (Microsoft Word - 07_Aguas ba361o SC_Aprobado2 -OMH.doc) playa1 playa
<
>

Fotos F.P., S.M., DA

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

Santa Cruz tiene 58 kilómetros de costa, un litoral en el que sólo existen dos zonas de baño autorizadas como tal: Las Teresitas y Las Gaviotas. Esto significa que ambas playas tienen las condiciones de calidad del agua y los servicios necesarios para que el Gobierno de Canarias les de la consideración de zona de baño. Sin embargo, aunque no lo sean oficialmente, la costa chicharrera está salpicada de numerosos lugares usados habitualmente por los vecinos como accesos al mar, unos con mejores condiciones que otros, pero que son la única forma que tiene una población de más de 200.000 habitantes de disfrutar de tan extenso litoral.

El área de Medio Ambiente, al frente de la que se encuentra la socialista Yuri Mas, ha realizado un exhaustivo estudio de 18 de estos puntos costeros del municipio con el objetivo de conocer cuáles de ellos pueden convertirse en futuras zonas de baño de la ciudad. El resultado es que siete de ellos podrían, con las mejoras recomendadas en el estudio, convertirse en lo que ya son Las Teresitas y Las Gaviotas. Esos siete accesos al mar ordenados de forma decreciente son: el muellito de Añaza (Calle Uno Marítima), Valleseco, playa Chica, Roque de la Bodegas, El Llano, playa del Muerto y Almáciga. Para llegar a este listado, el estudio analizó más de 30 variables en los 18 lugares elegidos y en función de esos parámetros se puntuó de uno a diez, de forma que, los espacios que quedaron por debajo de 5 fueron descartados como zonas de baño en potencia, mientras que los que quedaron por encima han pasado a convertirse en las futuras zonas de baño de Santa Cruz. Áreas para las que el actual alcalde, José Manuel Bermúdez, plantea que su desarrollo se haga de forma progresiva en los próximos cuatro años, aunque algunas de ellas ya serán una realidad este mismo año.

El muellito de Añaza

Mas explicó que, “en todas hay que intervenir de alguna forma para solicitar que sean autorizadas como zonas de baño aunque la de la Calle 1 de Añaza es la que más posibilidades tiene”. Al respecto, el alcalde adelantó que el próximo mes de mayo ya se inician las obras en este enclave ya que, dotándolo de accesos y aparcamientos, con unas condiciones similares a las que hay en Radazul, “podremos solicitar la declaración de zona de baño. Este año ya hemos habilitado una partida de 50.000 euros para acondicionarla y con el proyecto ya redactado solo nos queda empezar las obras”, declaró Bermúdez.
Desde Medio Ambiente, su responsable reconoce que, antes de declarar alguno de los puntos, incluido el de Añaza, “hay que repetir las analíticas”. El motivo está en que, “aunque el resultado de calidad del agua es excelente en todas, en caso de acondicionarlas habrá que hacer controles periódicos para constatar que la calidad es buena en distintos momentos”. Explica la edil que en el caso de las playas de Valleseco y del Muerto, al estar en zona portuaria, se tendrán que añadir controles de presencia de hidrocarburos.

Concretamente, en lo referente a la playa de Valleseco, la segunda con más puntuación, los problemas judiciales relacionados con la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de la naves carboneras, es el único escollo (y la falta de financiación) que frena su desarrollo. El alcalde lamenta que un problema que nada tiene que ver con la inversión en la playa, “esté siendo utilizado como excusa por Costas para no realizar el proyecto con el que ya cuenta la playa y que sólo depende de su voluntad para realizarlo”.

Solo de temporada

Del listado de playas, dos de ellas, la de Roque de las Bodegas y Almáciga, recomienda el estudio que sean declaradas como zonas de baño de temporada limitando el baño a los meses de agosto y septiembre ya que, “el oleaje que presentan en determinadas épocas desaconseja mantenerlas todo el año por lo que serían de temporada” explica la responsable de Medio Ambiente. De todas formas, adelantó Mas, ya hay un proyecto de mejora para ambas y que presentará en breve al alcalde para que se instalen unos baños orgánicos en la zona en esos meses de mayor afluencia de visitantes.
Playa Chica, ubicada en Las Gaviotas es otra de las zonas para las que se recomienda que se restrinja su uso de noviembre a marzo y que, como señaló Mas, “en este caso se trataría de acondicionar un sendero que permitiera el acceso todo el tiempo y no como ahora que sólo es posible cuando baja la marea”.

En cuanto a la playa de El Llano, si se corrigen los problemas de desprendimientos que la mantienen cerrada en parte, se podría autorizar su uso como zona de baño aunque con la recomendación de que también se limite su uso entre noviembre y marzo. Por último, la del Muerto, en Añaza, tiene como principal problema el acceso, en el que sería necesario la implantación de escaleras y barandillas.

Igueste de San Andrés

Una playa que no sale en el listado pero que podría encabezarlo si no fuera por el problema que tiene de contaminación por la rotura de emisario, es la de Igueste de San Andrés, que según Mas, cumple todos los requisitos necesarios para ser zona de baño a excepción de este problema medioambiental. “En cuanto se corrigiera sería sin duda la primera recomendación para que se habilitara”. Una solución que, según Bermúdez, se podría conseguir este mismo año ya que, recordó, “gracias a la inversión de Sacyr, que destina 200.000 euros a solventar el problema del emisario, este mismo año se podrá eliminar los condicionantes medioambientales”. “Luego -añadió el alcalde- espero que Costas y el Cabildo nos ayuden a asegurar los taludes como ya hicimos en Las Gaviotas”.

El resto de puntos del estudio: Tamadite, Benijo, Fabián, Roque Bermejo, Casas Blancas, Antequera, La Bruja, Cabezo, El Burro, El Balayo y Los Pocitos, según Mas, “habrá que estudiar que otra utilidad se les puede dar de cara al futuro”. La concejal añade que la playa del Parque Marítimo no entró en el análisis porque no es competencia municipal sino del puerto.

LAS PLAYAS DEL MUNICIPIO

Almáciga. El fuerte oleaje es su principal problema, por eso se recomienda la temporada de baño sólo para los meses de agosto y septiembre. El estudio señala que habrá que repetir los análisis por la cercanía de un vertido de aguas residuales urbanas que de momento no parece afectar a su calidad.

El Llano. Es una playa con unas características físicas y geográficas generalmente bajas, con peligro por desprendimiento, aunque de muy buena accesibilidad por medios terrestres. Se recomienda el enmallado metálico en los taludes.

Calle 1 Marítima de Añaza. El próximo mes darán comienzo las obras para acondicionar esta zona, una actuación que consistirá en el arreglo de la rampa y la instalación de escaleras en diversos puntos. El resultado final será similar al de la zona de baño existente en la vecina Radazul.

Roque de las Bodegas. El estudio reconoce que esta hubiera sido la playa con mayor potencial para su declaración como zona de baño, si su oleaje al menos hubiera sido moderado. Se propone limitar la temporada de baño a agosto y septiembre.

Playa Chica. Sería necesario facilitar el acceso a los usuarios que no sean residentes de los Apartamentos Playa Chica, en especial habilitar zonas para el aparcamiento, debido a que es casi la única forma de llegar hasta esta zona. Debido a su oleaje, se propone limitar el baño entre noviembre y marzo.

El Muerto. Se encuentra en un lugar aislado, lejos de núcleos urbanos y por medios terrestres únicamente accesible por un camino de tierra de difícil tránsito. Se propone mejorar el acceso al menos del camino con barandilla.

Valleseco. Se recomienda un correcto balizamiento que garantice la seguridad de los bañistas frente a las embarcaciones y que se dote la zona de duchas y baños, lo que añadiría un plus de calidad.

Dos enclaves con afección muy grave

El estudio realizado por el área de Sanidad y Medio Ambiente también ha analizado los posibles vertidos que están afectando al litoral chicharrero, dando como resultado que al menos tres puntos presentan una afección de vertidos graves y dos muy grave. El primero de estos últimos es Igueste de San Andrés, playa afectada por el vertido que procede de la fosa séptica en mal estado. La segunda afectación muy grave es la conducción de desagüe submarina de San Andrés, cuya descarga se hace de forma vertical y eso no favorece la dispersión de las aguas residuales urbanas. En cuanto a los puntos que presentan afectaciones graves, estos se encuentran en la playa de Almáciga (fosa séptica en mal estado); el emisario submarino de Añaza (difusores obstruidos y fuga en una junta); y el emisario submarino de Acorán (conducción colocada superficialmente sin protección, con tramo difusor destrozado, produciéndose la descarga por rotura del tubo, estado general malo).