MOTOR >

Golf GTE, una potente alternativa

Daniel Guillén, Gerente de Volkswagen Canarias, y Gonzalo López, Product Manager, durante la presentación. / DA
Daniel Guillén, Gerente de Volkswagen Canarias, y Gonzalo López, Product Manager, durante la presentación. / DA

JUAN JESÚS GUTIÉRREZ | Santa Cruz de Tenerife

Ya está en Canarias el nuevo Golf GTE, llega al mercado uno de los compactos más innovadores, deportivo como los legendarios Golf GTI y Golf GTD y, al mismo tiempo, ecológico con cero emisiones como el e-Golf eléctrico con solo pulsar un botón. El diseño, el equipamiento GT y el ágil carácter del Golf GTE, se han adoptado directamente de los modelos Golf GTI y GTD y transferido al mundo de los conceptos de propulsión eléctrica. El Golf GTE ya está disponible en la Red de Concesionarios Volkswagen Canarias con un precio de salida de 29.700 euros con Plan PIVE y descuento de campaña.

Daniel Guillén, Gerente de Volkswagen Canarias, y Gonzalo López, Product Manager del modelo, detallaron en las novedades del vehículo en la exposición de Domingo Alonso.

La propulsión del GTE corre a cargo de un potente motor turbo de gasolina e inyección directa 1.4 TSI de 150 CV y de un motor eléctrico con una potencia de 109 CV. Ambos motores y el cambio automático de doble embrague (DSG) de seis velocidades, desarrollado para modelos híbridos, forman una unidad de propulsión tan sostenible como dinámica. El GTE integra dos motores que lo hacen un modelo dinámico y silencioso de cero emisiones. En modo puramente eléctrico, el GTE alcanza velocidades de 130 km/h, con una autonomía máxima de 50 km. De esta forma, casi el 80% de los desplazamientos diarios se pueden realizar sin consumo de combustible y sin emisiones. En modo híbrido, la autonomía máxima del GTE es de 940 km. Para ello cuenta con un depósito de combustible de 40 litros. El Golf GTE acelera de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos alcanzando una velocidad máxima de 222 km/h. El consumo combinado del GTE es de tan solo 1,6 litros/100km, esto corresponde a 35g CO2/km.

Propulsión híbrida enchufable

La propulsión del Golf GTE corre a cargo de un potente motor turbo de gasolina e inyección directa de 150 CV y de un motor eléctrico con una potencia de 109 CV. El rendimiento máximo de ambos motores combinados es de 204 CV. El motor eléctrico se alimenta a través de una batería de iones de litio de alto voltaje. La capacidad energética de esta batería, es de 8,7 kWh, por la que Volkswagen concede una garantía de ocho años o 160.000 km para la batería de alto voltaje, que es propiedad del comprador.

Volkswagen utiliza un cambio automático DSG de seis velocidades, desarrollado especialmente para la propulsión híbrida, con tres acoplamientos. El acoplamiento de desconexión desactiva el TSI, siempre que es posible, del eje de propulsión delantero y lo desconecta. En este caso, el Golf GTE aprovecha la energía cinética y rueda sin fuerza de propulsión. Volkswagen ha integrado el motor eléctrico en la caja del engranaje. Visto desde el frontal, el TSI se ubica en la parte izquierda del compartimento, en el centro se ubica el motor y a la derecha se sitúa el cambio automático.

<
>

Los modelos GTE y e-Golf comparten algunas características técnicas: la electrónica de potencia (que convierte la corriente continua de la batería en corriente alterna para el motor eléctrico) y el cargador. Un servofreno electromecánico y un compresor eléctrico garantizan, además, una funcionalidad óptima y eficiente de los frenos y del climatizador en el modo de conducción E-Mode, en el que el Golf GTE es propulsado exclusivamente por el motor eléctrico. El Golf GTE dispone de cinco modos de conducción diferentes cuya utilización se deduce de forma intuitiva: E-Mode, GTE-Mode, Battery Hold, Battery Charge y Hybrid Auto.

Existen dos métodos para cargar la batería del Golf GTE desde el exterior. En cualquier caso, la carga se produce a través del enchufe integrado detrás del emblema VW de la parrilla. La forma más sencilla consiste en conectar el cable de carga -de serie- a un enchufe convencional de 230 V. Si la batería estuviera completamente vacía tardaría 3 horas y 45 minutos en recargarse completamente. Opcionalmente, Volkswagen ofrece un wallbox para el garaje o para una plaza de aparcamiento cubierta que suministra una potencia de carga de 3,6 kW. En este caso, la batería necesitaría 2 horas y 15 minutos.