nombre y apellido>

Inma Marrero – Por Luis Ortega

En el fin de semana que despidió marzo, su familia e incontables amigos evocamos con amor y nostalgia la bonhomía, la palabra exacta y la inspirada música de Luis Cobiella con ocasión de su noventa cumpleaños (23 de marzo de 1925-24 de junio de 2013). Y, además, para gozada (el término es suyo) de todos, la inteligencia y agradecida memoria de Inma Marrero -quien mejor entendió, transcribió e interpretó su obra- concibió un acto novedoso, brillante y didáctico que, bajo el título Música dicha y hecha, se presentó en El Paso, ciudad de viejas querencias para el artista, y Santa Cruz de La Palma, escenario central de su vida. Para ese empeño, la pianista contó con el concurso de la soprano Candelaria González que, a su contrastada categoría, suma magníficas facultades, piel y cercanía, y la musicóloga Lourdes Bonnet que, últimamente, estudió en profundidad, y nos revela siempre con meritoria intuición, las claves íntimas y las formas técnicas de la producción de Cobiella Cuevas. Fue el mejor homenaje posible -y baso esa afirmación en las últimas conversaciones con mi admirado compadre- que, consciente de la gravedad de su estado, y generoso y elegante para no mentarlo, tenía viva inquietud con el futuro de su obra y con su digna y adecuada ejecución; con la contextualización en unas coordenadas espacio-temporales, que implicaron la superación de barreras y dificultades y, por tanto y eso lo digo yo, la multiplicación de los méritos; y con la comunicación, que pone en juego el don, el estilo, la claridad y las emociones capaces de implicar a los otros, digamos al prójimo, en nuestro trabajo y que, en primera y última instancia, es la que determina la utilidad y calidad de nuestra vida. Esas lógicas exigencias, que planteaba de modo elíptico, fueron cumplidas al pie de la letra por Inma que, con Gonzalo Cabrera, sostiene la modélica escuela Garrapatea. Ambos han sido, y son, factores determinantes en la difusión del repertorio del maestro palmero; a su fidelidad y entrega debemos el estreno del San Borondón. Poema Sinfónico desde una isa -presentado en el XXV Aniversario del Parlamento de Canarias y en la reapertura del Circo de Marte- y la pervivencia de bellos temas insertos en la mochila sentimental de los isleños y son, junto a otros nombres, albaceas oficiosos del legado de un hombre singular y un creador esforzado. En el cartel de la efeméride figura una copla expresiva de su afán por comunicarse y andar en compañía: “¿Llegar es un momento? / ¿Llegar es un llegar? / Llegar es ir contigo / llegando o sin llegar”.