SANTA CRUZ DE TENERIFE >

Nueva denuncia por el mal estado de la sede municipal de La Granja

El mal sellado de una arqueta de aguas negras puede ser el origen de los malos olores del archivo. / DA
El mal sellado de una arqueta de aguas negras puede ser el origen de los malos olores del archivo. / DA

N. TORRES | Santa Cruz de Tenerife

Las deficiencias de la sede municipal del parque de La Granja se ha convertido en queja recurrente de los trabajadores que allí desempeñan sus funciones, la mayoría por el mal estado en que se encuentran partes de la instalación, aún después de que esta fuera remodelada para acoger las actuales oficinas y que supuso la inversión de unos 600.000 euros. La última denuncia del delegado de Prevención de Riesgos tiene que ver con la zona del archivo, ubicada en el sótano del edificio (concebido originariamente como discoteca), y en ella alerta de la posible acumulación de metano por los malos olores procedentes de una arqueta de aguas negras mal sellada.

Según consta en el parte presentado ante el área de Recursos Humanos del Ayuntamiento y del que también se ha dado traslado a la Dirección General de Trabajo, “una nueva potencial situación de peligro ha sobrevenido ante la falta de ventilación de una arqueta de aguas negras y su estación de bombeo, ubicadas en la planta -1 del edificio, junto a unas instalaciones sanitarias y el archivo general del centro de trabajo”. El delegado de prevención refleja en la denuncia que, tras la visita realizada al lugar el pasado 20 de marzo, “pude constatar la evidencia de una más que probable concentración de gas metano (a la par que malos olores) en la zona del archivo, del que salí mareado tras permanecer tres minutos en su interior buscando rejillas de aireación y marcas de humedad”.

El parte reseña que se detectó un exceso de humedad que ha dado lugar a la proliferación de hongos en el papel de los documentos archivados y que todo ellos se hizo constar en un informe-propuesta elevado a la administración, sugiriendo la realización de acciones con carácter cautelar. Concretamente, se propuso la clausura del archivo y, en caso de no llevarla a cabo, que se dispusiera que los trabajadores bajasen de dos en dos, permaneciendo uno en la puerta mientras que el otro accede al material archivado, todo ello como medida cautelar hasta que se confirmase la no presencia de gas metano acumulado en el archivo, con desplazamiento del oxigeno.

La denuncia presentada por el delegado de prevención finaliza señalando que “ante la proverbial inacción de esta administración en materia de riesgos laborales, solicito la acción inspectora con la finalidad de evitar riesgos inasumibles”. El delegado también hace constar que ambas visitas han sido realizadas a requerimiento de los trabajadores ante la falta de adecuación como centro de trabajo de las instalaciones.

Humedades y desprendimiento del techo

– La situación del edificio ha sido denunciada en anteriores ocasiones, la última obligó al cierre de la sede municipal para reparar los desperfectos que al parecer provocaron las intensas lluvias del 19 de octubre y que hicieron que se desprendiera una placa del techo. Con anterioridad también se habían denunciado las continuas humedades y el intenso calor que sufrían los trabajadores por no tener sistemas para compensar la temperatura.

– En el último informe de prevención también se hace referencia a las descargas de electricidad estática que al parecer sufren algunos trabajadores, algo que puede tener que ver con el pavimento aislante que propicia la carga eléctrica de los trabajadores por la fricción de su calzado también aislante, acentuado por una humedad relativa baja.