CD TENERIFE >

El peligro se acerca a tres puntos

La derrota en Mallorca deja a los tinerfeños en una delicada coyuntura a falta de siete partidos. / T. SHIMADA
La derrota en Mallorca deja a los tinerfeños en una delicada coyuntura a falta de siete partidos. / T. SHIMADA

ÓSCAR HERRERA | Santa Cruz de Tenerife

La situación del CD Tenerife en la clasificación de Segunda División se ha complicado en el último mes, donde los tinerfeños se han estancado y no acaban de llegar a la cifra de cuarenta puntos. De los seis puntos de colchón sobre el descenso que tenía el cuadro de Raúl Agné hace una semana, se ha pasado a estar solo tres por encima de la zona que conduce a la Segunda División B.

Pero además, en menos de 30 días, los insulares han dilapidado ocho puntos de margen sobre el descenso que tenían el pasado cuatro de abril, justo antes de recibir en casa al Zaragoza y tras siete partidos sin perder. Ante los maños, se empató, pero se continuó con esa serie de media decena de duelos sin ganar que empezó tras imponerse al Osasuna y que dura hasta hoy.

Mucha culpa de esta delicada coyuntura clasificatoria la tienen esos cinco partidos seguidos sin ganar de los blanquiazules, que suponen la segunda peor racha negativa de la temporada, tras haber encadenado siete partidos sin conocer el triunfo a principios de este 2015. En aquel momento, los tinerfeños llevaron esa mala dinámica desde el cuatro de enero hasta el 22 de febrero, cuando coincidiendo con el tercer partido de Raúl Agné como entrenador se derrotó al Real Valladolid en el Heliodoro.

Sporting, Betis, Numancia, Ponferradina, Albacete, Girona y Valladolid fueron los rivales a los que no pudo doblegar el CD Tenerife en el tramo inicial de este año, pero el equipo empezó a enderezar el rumbo y sacó la cabeza de la zona roja hasta el punto que hubo quien hizo cábalas para alcanzar los play-offs de ascenso a Primera.

Cediendo terreno

Ahora, tras un errático mes de abril, el paupérrimo registro de tres puntos de los últimos 15 en juego, ha llevado a estar al borde del precipicio al equipo insular, que ayer, tras caer el sábado en Mallorca, vio mientras regresaba a la Isla como se queda situado a tres puntos del descenso tras 35 jornadas.

Los triunfos del Osasuna y Barcelona B el sábado, unido al del Sabadell ayer ante el Racing, dejan al combinado blanquiazul decimoséptimo, con 39 puntos, aunque como mal menor vio como el Recreativo de Huelva caía estrepitosamente 0-3 ante el Girona. Por debajo en la tabla solo un equipo le separa de la zona de emergencia (Sabadell), y con 39 puntos está a un partido de distancia del Osasuna que es decimoctavo; cuatro puntos le saca al Racing de Santander, seis al Barcelona B y siete al colista Recreativo de Huelva, teniendo que rendir visita todavía los campos de Santander y Sabadell dentro de pocas jornadas.

Mientras, los 21 puntos que todavía restan por jugar no tranquilizan a una afición que ha visto como su equipo solo ha sido capaz de ganar uno de los 17 choques que ha jugado a domicilio. Con cuatro desplazamientos por delante (Racing, Sabadell, Sporting y Numancia), y tres duelos caseros (Lugo, Alcorcón y Betis), queda la percepción de que la amenaza del descenso es una realidad con la que habrá que convivir hasta el último suspiro de la Liga 14-15.