SUCESOS >

La Policía Local evita que incendien una iglesia en el centro de la capital

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

La oportuna llegada de una patrulla de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife evitó anoche que una mujer prendiera fuego a la iglesia de María Auxiliadora, ubicada en la calle del General Serrano, en pleno corazón de la capital tinerfeña.

El suceso tuvo lugar cuando minutos después de las ocho y media de la tarde una vecina observó cómo la ahora detenida rociaba con gasolina todo el muro exterior del referido templo, una tarea a la que dedicó cierto tiempo, lo que permitió que la ciudadana alertase a las autoridades sobre la conducta de aquella extraña. Justo cuando la presunta pirómana, de la que se sabe que tiene 69 años de edad y que responde a las iniciales A.M.A., se disponía a prender el combustible, la llegada de los funcionarios del cuerpo local de seguridad hizo que cambiara de opinión y optara por emprender la huída en dirección hacia la avenida de Las Asuncionistas.

Los agentes, ante el evidente peligro que suponía todo el acelerante vertido en la zona, solicitaron unos refuerzos que resultaron providenciales, ya que lograron interceptar a la fugitiva cuando se procedía a abandonar la ciudad en un taxi.

El arresto se produjo en la referida avenida, donde hubo que cortar a la circulación uno de los carriles ubicados en el tramo existente entre la plaza de la Paz y la subida que conduce al Puente del Diario de Avisos. Allí mismo fue atendida por efectivos del Servicio de Urgencias Canario, que procedieron a su posterior traslado al Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, al objeto de dilucidar si padece algún tipo de trastorno mental.

Mientras tanto, una cuadrilla de la empresa Urbaser se afanaba en devolver la normalidad a la zona del templo, tarea que concluyó poco después de las 10 de la noche.