SAN MIGUEL DE ABONA >

Servicios Sociales contará este año con una partida de 1,5 millones

La concejal de Servicios Sociales, Nuria Marrero. / DA
La concejal de Servicios Sociales, Nuria Marrero. / DA

JOSÉ L. CONDE | San Miguel de Abona

La concejala de Servicios Sociales de San Miguel de Abona, Nuria Marrero, ha señalado que es “consciente de la especial coyuntura económica que estamos atravesando en el municipio y, por ello, es prioritario afrontar de forma eficaz e inmediata las ayudas de emergencia social solicitadas por los vecinos, proporcionando una respuesta inmediata”. En este sentido afirma que su concejalía cuenta para “este año con una partida de 1,5 millones de euros, de los cuales 80.000 euros son destinados directamente a emergencia social”. Eso sí, destaca que la clave está en saber optimizar los recursos y racionalizar la gestión estableciendo claramente cuáles son los prioridades.

Afirma que la ayuda de emergencia social más solicitada por los vecinos es la de alimentos, y le siguen las destinadas a alquiler de vivienda y material escolar. A continuación figuran las correspondientes a subsanar los cortes de suministro eléctrico, los bonos de transporte, medicamentos y, por último, otras como las prótesis ortopédicas, gastos de desplazamiento, gafas, tratamiento bucodental y sepelio.

Marrero explica que desde el Ayuntamiento se otorgan “ayudas de carácter económico destinadas a sufragar gastos específicos de carácter extraordinario, necesarios para prevenir, evitar o paliar situaciones carenciales, urgencias sociales o de marginación social, que están dirigidas a personas o unidades familiares que carecen de medios y en las que concurren factores de riesgo”. Para ello “contamos con un equipo cualificado y cercano a la ciudadanía que le ofrece, además, un servicio de información, orientación y asesoramiento en relación con los derechos que les asisten y los recursos sociales existentes”.

Ante esta situación, Marrero, hace especial hincapié en que “la dificultad económica sumerge a estas familias en una situación de exclusión social, necesitando el apoyo institucional y un compromiso decidido por parte de todas las administraciones públicas para que las principales necesidades, como son la alimentación, la vivienda y los suministros básicos, queden cubiertos”.

Asimismo, además de las ayudas de emergencia social y atendiendo a la época económica que nos ha tocado vivir, nuestra prioridad, asevera la edil de Servicios Sociales, “es mantener todos y cada uno de los recursos sociales con los que contamos, y por cierto lo hemos conseguido, e incluso, hemos mejorado su funcionamiento, como es el caso de la Escuela Infantil Municipal, el Servicio de Ayuda a Domicilio que no tiene lista de espera, el centro de mayores La Alborada, Club Tercera Edad, etcétera”.

Además, con la reciente aprobación del presupuesto, se materializa la apuesta de la Concejalía por los proyectos sociales específicos para entidades sin ánimo de lucro como son Cruz Roja, Amisur, Prominsur, Cruz Blanca, Ámate, AECC, etc., para lo que se han destinado casi 100.000 euros.