SANIDAD >

La ADSPC pide recuperar la dedicación exclusiva de los médicos en la sanidad pública

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias (ADSPC) ha pedido que se recupere la dedicación exclusiva de médicos y demás profesionales del sistema sanitario público, ya que ello supondría un mayor compromiso de estos trabajadores, que no tendrían que compatibilizar horarios.

Para el colectivo, se trata de una medida que debería ser un “concepto central en la política de personal” de los gobiernos, que tendrían que incentivarla “adecuadamente”, así como una premisa “indispensable” para una mejora del funcionamiento de sistema sanitario público, por lo que considera que los cambios legislativos que necesita el SNS y el SCS deben recogerla.

Según detalla en una nota, de los médicos censados en España, dos tercios trabajan en la pública y un tercio en la privada, pero de éstos más del 50% trabajan en la sanidad pública a nivel hospitalario.

Este hecho, afirma la ADSPC, produce un conflicto de intereses por el pluriempleo favorecedor de los denominados “comportamientos oportunistas” potenciales en la práctica médica descritos en la literatura científica: absentismo y elusión de tarea; el desvío de pacientes al sector privado; la demanda inducida y la selección de pacientes; o la apropiación y el uso indebido de los recursos públicos para fines privados.

Añade, además, que en Canarias “se ha llegado a facilitar la reducción de jornada de sus profesionales, fundamentalmente médicos, para que puedan trabajar en el sector privado, además de no aplicar rigurosamente las incompatibilidades”.

La asociación indica que en el colectivo médico, “la compatibilización de su trabajo con el desarrollo de esa misma actividad en hospitales privados y otras entidades resulta habitual, lo cual contribuye a que su menor dedicación pública rebaje la calidad general del sistema y hace que se produzca una competencia desleal con su puesto de trabajo público”.

A su juicio, la no existencia de la dedicación exclusiva supone “un beneficio para el sector privado porque le permite contar con profesionales más cualificados y motivados y que difícilmente trabajarían solo en centros privados con bajas retribuciones, y tiene además un efecto negativo sobre el empleo, al favorecer el paro profesional”.

DEDICACIÓN EXCLUSIVA

Para la ADSPC, los nuevos contratos deben ser con dedicación exclusiva, incentivada adecuadamente, con lo que se lograría una mayor dedicación junto con una mayor calidad asistencial, consiguiendo otros grandes beneficios, como serían las jornadas continuadas a la tarde, sistemas de trabajo habituales en la mayoría de los países de la Unión Europea.

Igualmente, propone establecer un sistema transitorio en el que todas las nuevas contrataciones llevarían aparejada la dedicación exclusiva y las personas con plaza en propiedad podrían optar a acceder a la misma o quedarse en la situación actual.

Asimismo, plantea que las plazas con capacidad organizativa y/o de gestión deben de tener dedicación exclusiva sin excepción, y considera que debe de exigirse el cumplimiento de la ley de incompatibilidades en cuanto al personal que trabaja en los centros sanitarios que reciben financiación pública.

A su vez, aconseja garantizar mecanismos de formación continuada desde el sistema sanitario público, independientes de la industria farmacéutica y tecnológica, y establecer la obligación de declarar todas las ayudas económicas, cualquiera que sea su forma concreta, que pudieran recibirse de la industria o de entidades privadas, incluyendo fundaciones y ONG.

Por otro lado, sugiere reservar los centros públicos para las prácticas y la formación de los estudiantes de las universidades públicas, así como crear un fondo público de investigación biomédica que reciba como mínimo el 1% del presupuesto sanitario y que sea gestionada por una agencia pública de investigación.