superconfidencial >

La bendita Transición – Por Andrés Chaves

1. Sólo sé escribir. Y mira que he intentado diversificar, pero siempre me sale el trasgresor que llevo dentro. Una novia me dijo una vez que yo era un liberal controlado. Lo cierto es que me crezco ante el ordenador, pero luego, cuando compruebo los daños colaterales, me sobrevienen unos terribles cargos de conciencia. Vaya en mi defensa que me puedo considerar un cachondo, al que casi todo le importa poco. Ni siquiera esto es verdad, sino sólo fama. Fachada. No sé por qué les estoy contando esto, a la una y pico de la madrugada, que son más reflexiones personales que notas de interés periodístico. Pero me urge terminar el puto folio para ducharme y meterme en la cama. Sobre mi mesa de trabajo, los dos estupendos tomos de mi amigo Alfonso Soriano, Canarios al servicio de la Corona, que hojearé una y otra vez hasta empapármelos, poco a poco. Alfonso es una persona estupenda y un caballero. Cuando teníamos alguna diferencia, allá por la bendita Transición, yo largaba y él siempre contestaba con una exactitud milimétrica. Siempre nos quedará la UCD, Alfonso.

2. Cuando lea los libros los traeré aquí, brevemente, para hacer seguramente una glosa merecida. Me los ha entregado, como un correo real, Juan del Castillo, amigo de Alfonso y mío, otro producto de la bendita Transición. Tiene que escribir Juan sus memorias y sus actuaciones en vacíos de poder concretos que se crearon en estas tierras. Como cuando recibió a Marcelino Oreja en el Mencey, conmigo; o como cuando tuvo que lidiar aquel episodio bufo de un presunto contrabando de uranio en los jumbos chocados en Los Rodeos. Barras de uranio empobrecido (depleted uranium) que formaban parte de los estabilizadores de las alas de los aviones y que a más de 1.000 grados eran altamente tóxicos. Hice un trabajo sobre esto para una publicación del Gobierno de Canarias.

3. En fin, que la nostalgia vende, queridos Alfonso Soriano y Juan del Castillo, dos tinerfeños cabales que cumplieron épocas políticas cuando en la actividad pública abundaban los caballeros. Gente como ellos hizo la Transición, aquí en Canarias. Y hoy esa memoria me ha hecho el artículo.
achaves@radioranilla.com